Resistencia

Sábado, día para descansar, beber, joder, amar, pelear

4 para decir amor, amar, vida

Junio de vacaciones, cumpleaños de amigos

Sábado 4 de junio de 2016

¿Qué daño hace la tarde que me dice que mire al cielo y no al barrio?

¿Qué malo hay en la calle que prefiero mirar al cielo?

(Paréntesis)

Son las 9:21 pm, me detuve un momento, bebí el último trago de la cerveza, salí al balcón y miré hacia arriba, la ciudad está estrellada y no lo había notado)

(cierro paréntesis)

¿Qué pasa cuando te sientes destruido? ¿Será por qué es difícil tener un sábado de sobriedad y silencio ante la soledad?

Lo mejor será decir “Vamo a calmarno”

Lo mío no es resistencia civil, es resistencia a la vida. Cuando los seres depresivos se conectan con el silencio (hablo en plural aunque es en singular), generan un choque tan existencial que Sartre, Fernando González y Gonzalo Arango se sientan en la banca de un parque a mirar pregonar a “el loco” de ese parque.

Soy un político al asecho de nuevos votantes, paso por cada espacio de mi cuerpo a buscar una reelección, por ahora el alma quiere terminar su mandato, el gobernador allá en el cerebro busca aspirar a otro cargo, pero su partido le apuesta a las alianzas para hacer un golpe de estado y empezar de nuevo, los alcaldes de mis pies se encuentran inactivos, investigados por abandonar a su pueblo, quedando en una cama tendido.

Las manos no quieren hacer más campaña y están escribiendo esto porque es su carta de renuncia, los ojos, ya se hacen los de la vista gorda y dejan pasar todos los chanchudos que los oídos escuchan, la nariz se cansó se soportar los olores, ya dice que todo lo huele mal, dice que huele al final.

La mente acaba de decir que no va más y deja en su carta de suicidio lo siguiente:

De: mente

Para: demente

Posdata (sin abreviación): Esto no es más que la incoherencia del ser que ve la vida pasar en una escena que queda en una foto, en un pensamiento que nace a las 9:21 de la noche de un 5 de junio de 2016, es el desahogo de alguien que no puede gritar y que sufre la enfermedad del siglo XXI, que son tantas que no sabemos si es depresión o las ganas de llamar la #atención.

Nacemos para hacer resistencia a tratar de vivir o dejarse morir.

Fin, fin, fin, fin, fin, fin, fin, fin, fin, fin, fin, fin, fin, fin, fin, fin ¿fin?

Like what you read? Give Daniel Suárez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.