Repentina ha sido tú ternura y me dejé cautivar con lenguajes malinterpretados. Se que estoy equivocado, se que me he engañado, ahora estoy aturdido y ansioso, me abruma no quererte alejar. Tus ojos son tan bonitos, son exquisitos de ti, son una hermosa ventana que reflejan quién eres y se que si me acerco demasiado veré tu oscuridad, allí donde se esconden tus demonios. Solo soy ese amigo más, del que algún día te habrás de olvidar y cuando eso pase, yo no lo voy a evitar. Aceptado tengo ya mi lugar, aún lado de tú olvido está.