Te vas alejando poco a poco y te conviertes en un sentimiento ajeno a mi saber, fugaz como un sueño, que al girar la cabeza dejas de ser lo que fuiste, engañando y confundiendo a mi realidad parapléjica.

Creí que eras real, no entendí que solo soñaba. No me quise dar cuenta que al despertar ya no estarías, no quiero despertar. Se mi deseo y mis ganas de no despertar jamás. Engáñame una vez más, por favor.

Te convertí en mi patética excusa para evitar dormir, ya no quisiera verte nunca más y cuando la naturaleza de mi ser me traiciona y me obliga a dormir, no me quiero volver a despertar. Una vez que despierte no estarás en mi realidad.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.