Los sinsabores de estudiar música profesionalmente

Heavenly Sasha, Frustrated pianist

Algunos de los disgustos con los que me he encontrado en mi travesía por el estudio profesional del piano. Como todo en la vida, éste tiene su lado fastidioso, desagradable y estresante.

SITUACIÓN INICIAL: TU PASATIEMPO AHORA ES TU OBLIGACIÓN

De los retos más grandes a los que me tuve que enfrentar al iniciar. Podría apostar que es este el primer golpe a la realidad con el cual nos topamos muchos y ante el cual sucumbe una gran mayoría en los cursos propedéuticos. Es un filtro. Disciplina, disciplina, disciplina. Aún cuando creo haberla absorbido en mis hábitos regulares, es difícil mantenerla. En caso de no lograr la disciplina, al menos que haya constancia. Si no se logra la constancia, al menos persistencia: retomar la marcha y volverse a levantar siempre. Así me mantuve a flote.

SITUACIÓN 1: BÚSQUEDA DEL EQUILIBRIO

*Para la producción de un buen sonido es necesario ejecutar los movimientos en el instrumento de manera relajada, cómoda. Para que el cuerpo esté relajado es necesario un saludable equilibrio mental-físico-emocional. Pese a que los vicios nocivos -alcohol, drogas y tabaco- son una salida inmediata al problema, no son en lo absoluto recomendables.

*No obstante, al estudiante de piano (de una formación musical tradicional occidental) se le exige estudiar un extenso repertorio de piezas en un nivel alto de ejecución bajo estrechos límites de tiempo, así como los ejercicios de técnica que facilitan el proceso a base de mucha constancia. Situación que lo conduce a dedicarle al instrumento de cuatro a ocho horas al día para poder cumplir con los objetivos…

Es decir, es NECESARIO mantenerse tranquilos ante altas dosis de ESTRÉS, mantener la calma en la jaula del león. De no lograrlo, llega el fastidioso círculo de la frustración, al cual no entraré en detalles por salud mental…

Desarrollo narrativo de una clase cualquiera:

PROFESORA: ¡No puedes estudiar con músculos tensos, podrías lastimarte!. Un buen sonido sólo sale de un cuerpo relajado. ¡Encuentra posición cómoda! Próxima clase entrega toda la pieza memorizada, Mozart con fluidez y correcciones, pero no abandones el estudio de Chopin, si no, lo olvidarás y el trabajo que has dedicado en él será en vano. Estúdialo lento y sin tensión. ¿Ya estudiaste Debussy? ¿No? ¿y para cuándo? ¡Ya va a ser el examen! ¿No te alcanza el tiempo? Pues si dices que estudias cuatro horas al día entonces estudia ocho y te alcanzará el tiempo. No has estado estudiando acordes, ¿verdad? Tienes que estudiar más acordes, no estás sintiendo el peso. Estudia más rápido las escalas[….]¿pero por qué no me dices que te duelen las manos? relaja las manos. No debes tocar tensa ni con dolor. Usa el intelecto para relajarte. Tienes que enseñar al cerebro a no mandar impulsos de tensión innecesarios. Tienes que estudiar muy lento y relajadamente las escalas para poco a poco se suba la velocidad, así que tendrás que tocarlas muchas, muchas veces […] ¡Estás tocando muy lento las escalas, tienes que subir velocidad, no sirve de nada tocarlas lento! Ah, ¿sigues tensa? No has hecho los ejercicios de soltura que te puse, ¿verdad? ¿sí? ah. Pues puedes descansar. Si quieres dejamos hasta aquí la clase. Pero tienes que hacer más técnica para que tengas más aguante. Deberías hacer ejercicio físico para estar más saludable y estresarte menos. También recuerda practicar la Técnica Alexander, para que no tenses el cuello. […] Si hubieras aprendido el texto de tus piezas en vacaciones podríamos ahora estar viendo el aspecto interpretativo, tienes que estudiar en vacaciones, si no, no avanzarás nunca. Próxima clase vemos la fuga de Bach a cuatro voces, tienen que estar bien claras las voces individualmente, combina luego de dos en dos para que sea más fácil tocar a cuatro voces. También ensayaremos el concierto de Mozart a dos pianos, aunque sea lento, pero fluido, veo que ya has mejorado el fraseo. Ah, y la Rapsodia de Lizst ya tiene que estar memorizada también, porque ya viene el examen. Memoriza con imaginación mental como hicimos en clase para que no se te cansen las manos.

-Ok, maestra.

SITUACIÓN 2: ACOMPAÑAMIENTO (O EN TÉRMINOS ACTUALES, COLABORACIÓN).

Los ejecutantes de instrumentos melódicos dependen del acompañamiento de piano para poder presentar su trabajo de interpretación terminado. En mi mente una escena de buitres al acecho aparece…

-imaginar la siguiente escena justo saliendo de la anterior-

COMPAÑERO(s): ¡Hola! ¿Cómo estás? Oye, fíjate que necesito urgentemente un pianista que me acompañe para mi examen. ¿Cómo ves? son piezas bien sencillas, te lo juro, no te va a costar nada (esto nunca es verdad). Ándale, tú eres bien buena y sí estudias. ¿Sí? […]¿O qué tal el próximo semestre? No me puedes decir que no, me voy a sentir… Oye, ¿y podrías ensayar la semana que viene? ¿O qué tal mañana? es que no tendré tiempo y sí quiero que salga muy bien… Nos aplicamos y sí sale ¿no? ¿Qué tal? ¿Cómo ves? Te pago si quieres, lo que sea te pago…¿Sí te animas? ¿O te rajas?

SITUACIÓN 3: MUSI.. ¿QUÉ?

  • Ay, qué bonito que estudias música, ha de ser taaan relajante. Sí, tía, a veces lo es…
  • ¿Entonces cuando salgas de ahí vas a cantar en la radio, como en los 40 Principales?, ¿o cómo? Mmm…
  • ¿Música?¿Pero qué estudias, osea, en serio? porque pues yo estoy estudiando Ingeniería ELECTROMECÁNICA. Ah, qué bien, pues felicidades…
  • Pues yo soy músico de oreja y puedo tocar cualquier canción que me pongas, ustedes estudian cuánto? ¡ocho años! y no pueden hacer eso, ¿verdad que no? Pues tiene sus lagunas la educación musical, pero en un futuro podríamos cambiar el rumbo de las cosas… Lo bueno de la música es que es de todos y para todos…
  • Es que la música se siente… no se estudia. -Sin comentarios-.
  • ¿Y como a qué te puedes dedicar estudiando música? Pues de lo que puedo ver en mis maestros: dar recitales, crear proyectos y llevarlos a diversos festivales; ser concertista solista, o quizás con mucho esfuerzo solista de orquesta, o ser parte de un ensamble de cámara, o de un grupo de música comercial con canciones propias, o formar parte de una orquesta; acompañar a instrumentistas, a estudiantes de música, cantantes, bailarines; dedicarse a la musicología, la investigación; crear mi propia escuela, dar clases, dar master classes; dedicarme a la composición, adentrarme a las nuevas tecnologías y crear proyectos multidisciplinarios tal vez.. o incluso entrar también al terreno de la gestión…

SITUACIÓN 4: LA VIDA CONTINÚA Y NO REGRESA.

Nos encerramos en un cubículo o en casa por horas perfeccionando esto o aquello… Al salir resulta que ya pasó el bautizo de la prima, el cumpleaños de tu amigo, la comida familiar con la familia que nunca ves, la reunión de la generación de la primaria, el evento del año que querías ver…

Pasa tan rápido el tiempo que a veces es necesario proponerse con ahinco salir al mundo, volver a socializar, estrechar lazos. Recordarse a uno mismo que no todo es música y que somos mucho más que músicos. Somos también hijos, hermanos, primos, amigos, ciudadanos, personas.

SITUACIÓN 5: VICTIMIZACIÓN

¡Ay de mí, que nadie me comprende!¡Nos cuidamos y disciplinamos como atletas, buscamos el equilibrio cual monjes, y encima nuestro trabajo en el escenario tiene que lucir fresco y sin mayor esfuerzo!, además de interpretar la emotividad que el compositor intentó plasmar y buscar llegar a tocar fibras sensibles en los corazones de la audiencia… Ay de mí, quien me va a entender…bla, bla, bla.

Frecuentemente, como yo ahora con este texto, surge la necesidad de expresar al mundo lo injusta que es la vida con uno que tiene que practicar y practicar, y practicar, y practicar. Practicar en días feriados, practicar en vacaciones, en Navidad, todo el tiempo.

La verdad es que nos vemos ridículos haciéndolo y tenemos que recordarnos a nosotros mismos con simpleza la razón por la cuál llegamos hasta aquí. Solitos y muy emocionados llegamos aquí, nadie nos puso una pistola. Tenemos que recordarnos que “la música es bien bonita”, que hace vibrar al ser humano, que lo conecta con sus sentimientos, le hace enchinar su piel y humedecer sus ojos. La música une personas y crea debates, origina conversaciones, emociona a los apasionados. Se nos olvida que somos afortunados de poseer un instrumento y la capacidad de hacerlo sonar y comprender qué está sucediendo; lo afortunados que somos no sólo de estar en estudios superiores, sino “estudiando lo que nos gusta”. Así que si ya estamos aquí, hay que gozarlo y vivirlo con sencillez. Dejar pasar las penas, ¡ocurrirán de todas formas!, al fin y al cabo algo aprenderemos…

Pregunta: ¿Cuáles son los sinsabores de tu profesión?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.