Music study aims and life. Two random languages... (experimento)

I saw so many little stories around me, just because I decided to go out and spend all my day outside, in the little town of Guanajuato. Agradecí estar en esta ciudad tan peculiar, y sentirlo al fin una especie de hogar. Aún cuaja este concepto, pero ahí la llevamos.

I loved this opportunity of being studying music in this curious place surrounded of little houses in strange positions; agradecí vivir a pie de calle en la zona centro, -como extranjera, dicen mis amigos, para poner un pie fuera de casa y rodearme de este ambiente bohemio que se genera por la mezcolanza de estudiantes provenientes de todas las ciudades aledañas y los extranjeros jubilados vestidos con excentricidades mexicanas-hippies-optimistas.

I walked arround looking for some place to stay with a particular condition: no music. I stayed at a pretty garden just in front of the Juárez Theatre, with a little fontain behind me, y un jardinero regando con una gran manguera que emanaba agua pura a la linda luz del sol de la mañana. En la banca junto a la mía unas jóvenes platicaban sobre lo que adiviné era el trabajo de alguna de ellas y sus quejas al respecto.

Plácidamente comencé la lectura de la voz soprano de la Fuga a cuatro voces en Si mayor de Bach. Fue bastante entretenido. Supongo que he adquirido algo de fortaleza mental en todos mis arduos intentos por estudiar cuatro, seis y hasta ocho horas al día…

Ayuno de piano, le diría yo. Nutrición musical tan constante como se pueda. Pero vivir, eso sí. Vivir, vivir…Yo quiero vivir, ver el paisaje y arroparme en la sonoridad de la cotidianidad.

Pasar mi vida en un cubículo me parece un terrible riesgo a la experiencia de vivir :s

El término imaginación cognitiva flota en mi mente como bandera blanca de esperanza y a la vez tregua con los dilemas profesionales musicales. En el pasado lo intenté ya varias veces como lo indicaba el libro que leí al respecto (por pedacitos), pero concluí que necesitaría un temple de acero para resistirme a la urgencia de tocar y asirme con simpleza al poder de la imaginación, sentada pacientemente frente al piando imaginando y corroborando. Aún así lo intenté con resultados variados. Intenté también practicar como un compañero lo hace (cuyos óptimos resultados son evidentes al momento de tocar en público con una serenidad total): él estudia recostado en su cama, imaginando con tranquilidad, sin prisas, al parecer sin mis angustias de tiempos límite, y después de unos días se decide por llevar lo que practicó en mente al piano, con una consciencia corporal y sonora que admiro enormemente… Sí, intenté hacerlo como él, trying to feel that freshness of the effortless and efficient work. But the only thing I got was a sort of terrible episodes of depression for being all day laying on bed, with a piece of paper with extrange symbols in my hands, en medio de cuatro paredes amenazadas por el reino fungi propio de las casas viejas, sintiendo que la vida a mi alrededor pasaba, mientras mi mente activa realizaba todo un proceso cognitivo de -en ese momento- dudosos resultados y que a nadie importaba. La ansiedad me hacía después tocar a diestra y siniestra sin ninguna consciencia corporal, mientras trataba de ‘recuperar’ el tiempo con un estudio rápido y estresado, para luego acabar toda dolorida de mis brazos y tener que recurrir al estudio mental nuevamente por la incapacidad que generan las contracturas musculares…

Así que por todo esto decidí llevar a cabo una idea que desde hace tiempo circulaba por mi cabeza (qué alivio que en ella no sólo hayan notas y pentagramas): estudiar en la calle. Estudiar mientras me rodeo de vida. Ya desde estas vacaciones lo apliqué viajando en carretera: logrando memorizar la mitad del Preludio de la misma obra durante los días que estuve de viaje. Corroborar al piano luego de tres días fue una grata sorpresa. Funcionó… Funciona… ¡Eureka!

So this time I made my way. And in my journey I had the opportunity to appreciate a calid variety of cute scenes of regular life. In some way I felt a little bit sad because of that cute visual things I’ve being losing all this time. But very happy for the posibilities that made posible this random event of my life .

El itinerario de mi pequeño proyecto del día fue el siguiente: caminar hasta encontrar una banca libre de distracciones musicales (tarea un tanto difícil, everyone wants to share their music), estudiar ahí mentalmente hasta el cansancio y durante éste, caminar a la siguiente banca.

Así fue. No sólo practiqué la primera y segundas voces de la Fuga, sino que estuve en muchos pequeños sitios agradables que en otras circunstancias pudieran haber parecido aburridos. Los viví. Vi turistas asiáticos tomándose fotos con estatuas que para mí forman parte de algo cotidiano, platicando entre ellos asombrados por las vialidades subterráneas de la ciudad y admirando vistas que supongo para ellos son fuera de su cotidianidad. Al ver a tanto turista en pleno miércoles me pregunté a qué se dedican esas personas y por qué pueden viajar con esa facilidad… Vi niños con uniforme azul saliendo de la escuela jugando a correr y atraparse, reír, y a sus papás pasando por ellos. Vi a un señor de bajos recursos tocando la guitarra a quien pasara por ahí (huí de ahí), una chica estudiando sus apuntes en una banca, y en la otra una señora esperando tranquilamente a su esposo. A mi lado un señor se peleaba por celular con su novia o esposa. Vi indígenas hablando su lengua y vendiendo artesanías. Descubrí una vista nueva del edificio central de la Universidad yendo al otro lado de la explanada Cervantes. Atrás de mí una violinista practicaba con una muy buena afinación, para luego tener revisión con su maestro, ahí en plena libertad de la ciudad al aire libre (huí también).Vi perros apareándose. Vi carteles publicitarios de obras de teatro. Vi casas y cuartos en lugares imposibles… así es Guanajuato. Reparé en locales que solía pasar por alto. Vi un grupo de familiares jóvenes, primos tal vez, jugando, riendo y paseando. Otro grupo familiar subiendo a la estatua de Don Quijote. I saw a little girl trying to capture a dove and later feeling a little bit embarraced of her own idea, doing like she wasn’t really trying to do it…Every single little scene was so cute…

Vi palomas, vi el cielo, vi personas, vi árboles, casas, autos, colores…

¡Y aprendí las voces superiores de la Fuga en Si Mayor de Bach!

Para no perder el encanto, por el momento no he corroborado mis avances al piano, pero seguiré en mi esperanza de que funciona o bien, funcionará. Funcionará porque quiero vivir; quiero ver, sentir…

Vivir, sí, vivir.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.