Mis 7 apuestas tecnológicas para 2018 (VR, AR, AI, blockchain, IoT, drones, etc)

Como continuación a mi post sobre tendencias Fintech para 2018, me gustaría hablar ahora sobre las tendencias tecnológicas que creo que van a sorprendernos para bien durante este año con jugosas novedades, tanto tecnológicas como empresariales: nunca en la historia ha habido tantas organizaciones y startups intentando cambiar el mundo por medio de la tecnología.

Estamos viviendo unos momentos apasionantes, la llamada tercera ola tecnológica y el inicio de la Cuarta Revolución Industrial, así que espero pecar de conservador y que los próximos meses nos sorprendan con inesperados avances tecnológicos.

Puedes contactar conmigo en Twitter o LinkedIn.

1. Realidad Virtual y Aumentada: primeros pero firmes pasos

Llevamos mucho tiempo escuchando que 2016 será el año del despegue comercial de VR y AR. Lo cierto es que en el último CES, hubo un 68% más de exhibidores de dispositivos y contenidos VR más que el año anterior. Un avance importante, pero quizás no el que esperaríamos para un año que se supone tan crucial para esta tecnología. Quizás este año veamos el arranque del sector, pero es posible que no asistamos a la explosión que muchos pronostican. El hype puede volverse en contra de productos tan prometedores como Oculus, Morpheus o HTC Vive, que a pesar de haber retrasado anteriormente su lanzamiento, según asegura Engadget ha supuesto una de las grandes sorpresas del CES y un avance sin precedentes respecto a sus competidores.

Aplicaciones verticales de Realidad Aumentada

Veremos también si una vez superado el efecto “wow” tras probar cualquier dispositivo el cliente apuesta la AR, con HoloLens a la cabeza, (sobre la que aún hay más reticencias) o necesitamos algo más de madurez del sector. No sólo es cuestión de visores potentes, sino también de contenidos adecuados, lo que es sin duda la prueba de fuego.

Empezaremos pronto a ver aplicaciones verticales y de nicho, como las de Scully Systems y sus cascos para motos, que quizás sea realmente lo que sector necesita para llegar al consumidor final.

Los menores de 30 serán los aceleradores del mercado VR

Hablamos mucho de los Millennials, pero cada vez más la Generación Z reclama su sitio. En el caso de la realidad virtual, igual que pasa actualmente con los “indispensables” smartphones, se espera que a finales de 2016 y principios de 2017 no haya ningún menor de 30 sin su dispositivo VR. Ya sea low-cost como las Cardboard o de gama alta como cascos del tipo GearVR.

2. Inteligencia Artificial: la carrera ha comenzado… el debate también.

Sin entrar a hablar de Machine Learning, Deep Learning y por supuesto, Big Data, áreas en las que está habiendo avances espectaculares o sobre la Computación Cognitiva que promueve IBM, la inteligencia artificial como concepto aglomerador de tecnologías, vivirá durante los próximos años una era muy emocionante para todos los que amamos la innovación tecnológica. En el CES hubo casi 25 expositores, un 71% más que el año anterior. Un salto considerable para un área donde la exponencialidad está siendo más que evidente.

Si que creo que estamos a punto de vivir un enorme resurgir de los algoritmos de nueva generación que vienen listos para aprovechar al máximo las posibilidades del Big Data, algo que parecía que iba a acabar con ellos.

3. Robótica: adentrándonos en el ámbito doméstico

Al contrario que en la industria, donde el crecimiento está siendo brutal y estamos viendo avances increíbles, la robótica tiene mucho que demostrar en el ámbito doméstico, y quizás en 2016 veamos dar sus primeros pasos.

La compañía francesa Blue Frog Robotics pretende lanzar su robot familiar Buddy esta año con el objetivo de convertirse en “el primer robot que sepa interactuar con cada miembro de la familia”. Quizás sea sólo un primer paso, pero será interesante ver si son capaces de superar el éxito de Pepper de SoftBank en Japón el año pasado, que vendió todas sus existencias en sólo unas horas y ahora tiene lista de espera.

4. Criptomonedas: ¿hay margen para crecer más?

A pesar del indudable ruido mediático y del interés que despiertan, las criptomonedas, con bitcoin a la cabeza, cada vez están más asentadas como producto de nicho en lugar de como algo masivo al alcance de cualquier persona, y eso que se están haciendo importantes intentos de acercarlas al ciudadano de a pie con máquinas de vending e incluso cajeros. Sin duda los Millennials van a ser fundamentales para testar su aceptación, sobre todo para realizar micropagos que es donde puede tener más sentido utilizarlas (al margen de como bien especulativo, que ya es otro tema). Sin embargo, la percepción general es que poco margen hay de crecimiento y es que posiblemente el mayor valor que han aportado las 163 criptomonedas al sector es que nos han enseñado a pensar diferente… y el blockchain.

5. Blockchain: nuevos usos y aplicaciones cada día

Si que parece que 2016 va a ser el gran año de la tecnología Blockchain (ligado cada vez menos a las criptomonedas). Más allá de Bitcoin, el blockchain supone un verdadero cambio de paradigma a la hora de construir producto digital del tipo que sea y son muchos las grandes organizaciones y más aún las startups que están explorando ya sus posibilidades. Pero el blockchain no sólo plantea ideas interesantes para las empresas Fintech, sino también para proyectos no financieros, sobre todos aquellos que tienen una vertiente colaborativa, descentralizada y crowd. Sin duda, va a ser uno de los grandes motores de la innovación en este año.

6. Drones: plataformas de gestión, B2B y tecnología anti-drones

Además de los drones para ocio (ya hay más de un millón en USA), y más allá de los repartos que auguran Amazon o incluso Correos en España para llegar a zonas inaccesibles, el verdadero impacto de los drones será en el B2B. Posiblemente, empecemos a ver pronto empresas especializadas en este tipo de logística y nuevos sistemas de envío más allá de la recogida en destino.

Seguramente el B2C tendrá que esperar un poco más todavía, especialmente en entornos urbanos y bien comunicados donde la necesidad no es tan real más allá de lanzar acciones de marketing y notas de prensa como estamos viendo en los últimos meses.

Tecnología identificativa y preventiva contra drones

Lo que sí parece que va a ocuparnos mucho en los próximos años será la tecnología anti-drones: sistemas preventivos a varios niveles: identificación, vigilancia, supervisión e incluso defensivos. Los drones se han revelado como una potente herramienta pero también como una tecnología intrusiva y dificil de detectar e identificar con garantías. De todos estas líneas, creo que la identificación única y confiable de drones (mediante códigos de luz, matrícula digital, comunicación directa o cualquier otra alternativa) será el primer gran reto a superar a nivel técnico y también legal.

7. Computación Ubicua: no es Internet de las Cosas, es Internet en todas partes

A pesar de que hemos hablado de Internet de las Cosas durante varios años, el 2015 fue un gran año por los interesantes avances con wearables, el asentamiento de la IoT Industrial y los grandes avances que se están haciendo al ensamblar IoT con Big Data y Machine Learning. Un ejemplo claro es la apuesta de IBM, que empieza a hablar de Watson Internet of Things, vinculando su sistema de computación cognitiva al de IoT, mejorando las capacidades de predicción y análisis de los datos extraídos de dispositivos físicos, sensores, móviles, beacons, etc.

Expansión de los beacons (integradas con otras fuentes de datos)

En este año vamos a ver la consolidación de las balizas (los famosos beacons) para extraer información de entornos físicos que pueda ser analizada por sistemas predictivos y de aprendizaje. Combinadas con sensores y apps móviles, serán una fuente de información clave para el negocio retail físico. El volumen de datos que puede extraerse a nivel global va a ser cada vez mayor — se esperan 50 trillones de GB en 2020 — y los sistemas empiezan a prepararse para exprimirlos al máximo: este año será el año de las plataformas integrales IoT.

Nuevas métricas para IoT

Muy pronto, dejaremos de contar “cosas” conectadas para crear métricas más valiosas, en función de los datos que se generan o del retorno que ofrecen. Es un campo para explorar. Eso sí, se empezará a ser consciente de que lo importante no es almacenar cualquier dato, sino aquellos que pueden dar lugar a datos valiosos directa o indirectamente mediante el uso de algoritmos y el cruce con datos de terceros.

Regulación de los ciber-riesgos derivados de la seguridad

Otra tendencia interesante sobre Internet of Things, mientras avanzan las tecnologías vinculadas a la seguridad, privacidad y prevención del hacking es la aceptación de las “Condiciones legales sobre posibles ciber-riesgos” que pueden afectar al uso de dispositivos hackeables como coches conectados, electrodomésticos o maquinaria. Sin duda, en 2016 empezaremos a ver movimientos legislativos para regular la industria conectada y los límites de la responsabilidad de esta sobre sus productos conectados.

Como siempre, espero vuestros comentarios. La verdadera riqueza de una lectura corta siempre está en las conversaciones que es capaz de generar.