La número 2:

La número 2, representaba una gran parte de ella (de mí), y se caracterizaba por ser muy apasionada. A lo largo de su ya no tan corta vida, había desarrollado un gusto por la lectura y en ese proceso no solo había conocido otros mundos o formas de vida, sino también muchas formas de amar.

Si bien es cierto, ponía de todo su esfuerzo para vivir en el mundo real, no podía conformarse con lo que creía que era la razón por la que había venido a este mundo, explotar al máximo esa capacidad de amar; no quería un amor común y además se había tomado muy a pecho la letra de una de sus canciones favoritas, Contigo de Joaquín Sabina.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.