Las turbo rotondas

www.autonocion.com

La idea fue propuesta a finales de los 90 por el profesor Lambertus Fortuijnen en Holanda (donde hay más de 300 rotondas de este tipo) y posteriormente se comprobó su funcionamiento en varios países europeos, en el año 2009 se inauguró por primera vez en la localidad asturiana de Grado una glorieta de estas características. Posteriormente, dos más han visto la luz en Santander.

Su diseño puede parecer un tanto extraño en primera instancia, pero realmente nacen de la necesidad de recordar a todos los usuarios de la vía el modo correcto de circular en una rotonda, algo que en teoría deberíamos traer aprendido de casa. En ellas se indica claramente con marcas viales cómo hay que circular por la rotonda. Es más, se limitan las maniobras que se pueden realizar dentro de la misma con la línea continua, existiendo un carril que nos llevará de forma exclusiva hasta la salida deseada.

“El Colacao Turbo es como el de toda la vida, pero sin grumitos. Las turbo rotondas son como las glorietas de siempre, pero con menos accidentes” Sergio Eguía, “Así se circula dentro de una turbo rotonda” -El Correo-.

En esencia, una turbo rotonda no es más que una glorieta de dos carriles en la que se deja el exterior para seguir de frente o ir a la derecha y el interior para ir a la izquierda o hacer un cambio de sentido. La única pega es que el conductor debe situarse en la vía correcta antes de acceder al giro, porque una vez dentro de la glorieta no tendrá posibilidad de rectificar, debiendo seguir por su carril hasta el final.

¿Supondrán las turbo glorietas el fin de los accidentes en las rotondas y la solución definitiva para aprender a conducir dentro de estas? Permitidme dudarlo, hay mucho cafre suelto…

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.