¿Para qué zapatos si no hay casa?


El Diario de Urabá está inspirado en historias, personas y situaciones que se han cruzado en nuestro camino durante el año y medio que hemos vivido en un pueblo que pertenece al departamento de Antioquia pero que lo único paisa que tiene es su pasión por el Atlético Nacional. Culturalmente tiene más relación con el departamento de Córdoba. Por lo tanto en estas narraciones hablaremos del Urabá cordobés

Trabajamos en veredas donde los caminos, en mal estado, están custodiados por una vegetación imponente de mil colores. El agua es un bien escaso, pero abundan las soluciones para encontrarla. Por eso en nuestro Urabá cordobés la lluvia es sinónimo de felicidad.

En esta tierra de contrastes y absurdos hay personas dispuestas a recorrer horas de camino, desafiando las condiciones del medio, para ir a la escuela. El primer obstáculo para estos caminantes es que las escuelas exigen portar “debidamente” el uniforme, es ahí cuando un pelao´ toma la decisión de no volver al colegio hasta tanto pueda cumplir con el absurdo requisito. Comprar zapatos para no ir en chanclas o lavar y secar su único pantalón o camiseta.

Por otra parte, los estándares y pruebas nacionales en materia de educación evalúan un universo desconocido para estos niños. Cuándo será que en lugar de pubs, aeropuertos y conjuntos cerrados preguntarán por monos aulladores, guartinajas, ñeques, icoteas, cocas o palos de mango y sus variedades. Mango paloma, mango pico de loro, mango puerco, mango tomi, mango chancleta o mango de rosa?. Otro absurdo que enfrentan los habitantes del área rural de nuestro rincón en el Urabá.

Menos mal está región está plagada de soñadores, líderes y personas dispuestas a demostrar que su historia no definirá su futuro.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.