EL DILEMA DE UN TAL ÁNGEL


Ángel nació en una vereda del departamento de Córdoba en una familia conformada por tres hijos. Su papá hacía trabajos ocasionales para un grupo armado ilegal, su mamá se dedicaba al cuidado del hogar.

A los 12 años empezó a trabajar siguiendo los pasos de su “Pae”. Durante la adolescencia se enfrentó a una ruptura familiar, su mamá se alejó para empezar de nuevo en otro lugar. En principio para Ángel todo siguió igual. Trabajando, estudiando y viviendo con su papá.

Después de un tiempo la vida lejos de su mamá empezó a hacerse más difícil, no solo la extrañaba sino que también se enfrentaba con la obligación de vincularse formalmente al grupo para el que trabajaba esporádicamente, lo que significaba dejar su familia, su colegio y su sueño de ser como Cristiano Ronaldo.

Ángel no es una persona que este dispuesta a renunciar a sus sueños tan facilmente, así que alistó maletas y se fue a buscar a su mamá, para al igual que ella empezar, de nuevo.

Entró al colegio de la vereda, donde se integró fácilmente con los demás. Ángel tiene una alegría que contagia y por eso atrae a las personas que lo rodean. Es amable, cordial, noble, sencillo, descomplicado, alegre y chistoso. En otras palabras es un “Bacán”. La única manera para verlo mal es cuando pierde un partido de fútbol, pero su malestar no dura más de 20 minutos, pues tiene la capacidad de sobreponerse a las dificultades rápidamente.

Ángel acaba de cumplir 18 años y aunque a su edad sabe que es difícil ser futbolista, no por eso se ha alejado de su pasión. Maneja una escuela de fútbol con los niños de su vereda y en un año cuando termine el colegio, quiere estudiar, viajar y seguir cumpliendo sus sueños.

Aunque es el mejor de su salón su nivel académico es bajo, es el resultado de la educación deficiente que ha recibido a lo largo de su vida. El sistema educativo se encuentra en deuda con él y no le ofrece ni las herramientas ni la motivación suficiente para esquivar las situaciones adversas que se le presentan por el contexto en el que vive. Entre sus planes no está engrosar las filas de una organización ilegal y mucho menos ser el “jefe de jefes” pero esas son las únicas ofertas que le llegan. Ángel ha sido firme y a pesar de su fortaleza no es Superman y como todos también se cansa de ir contra la corriente. Hasta ahora ha logrado ignorar estas propuestas. Tal vez ha contado con mucha suerte, sin embargo su futuro no debería depender del azar.

¿Qué hacen las entidades competentes para garantizar la permanencia de niños y jóvenes en el sistema educativo?

¿Cómo hacer más tentador ser bachiller que ser comandante?