SEGURIDAD EN LA ANESTESIA:

¿A QUÉ LE TIENE MIEDO DE LA CIRUGÍA?

Es esta la primera pregunta que siempre les hago a mis pacientes y su respuesta es: a la anestesia.

¿POR QUÉ LE TIENE MIEDO A LA ANESTESIA?

Seguido de la anterior, es esta la segunda pregunta que les hago y su respuesta es:

Porque siento que me voy a dormir y no voy a despertar, porque tengo miedo a sentir, porque tengo miedo al dolor, porque nunca me han anestesiado, etc. Son un sin número de respuestas, todas con miedo a ser anestesiado, en realidad son tabúes los que tenemos respecto a este tema, mejor dicho, es miedo a lo desconocido.

La función específica del anestesiólogo es, la de proteger y cuidar la vida del paciente mientras este, es sometido a cualquier procedimiento quirúrgico; el inducirlo a un sueño profundo y mantenerlo en ese plano lo más placentero posible, de tal manera que su despertar sea lo de lo más agradable. Esto es, ciertamente, refiriéndonos al procedimiento llamado anestesia general. En caso de procedimientos con anestesia regional, conocido de otra manera como anestesia local o sedación, también es importante que el paciente se encuentre lo más tranquilo posible y que esté fisiológicamente estable.

En mi experiencia como anestesiólogo lo más importante es la comunicación que debo tener con mi paciente, tal y como resolver sus dudas acerca del procedimiento anestésico. En primer término, me presento y le pregunto qué es lo que el cirujano le va a hacer, sí sabe o le explicaron en qué consiste el procedimiento al cual se va a someter. Seguido, expongo la mecánica y los pasos a seguir, para darle la atención anestésica como debe de ser y como el paciente merece ser tratado, debemos hacer hinca pie en que un servidor estará todo el tiempo quirúrgico cuidando, vigilando de él y aplicando los medicamentos necesarios para su bienestar, disminuir todos los posibles efectos anestésicos secundarios, así como también el evitar náusea, dolor y malestares generales.

La anestesia es una de las ramas de la medicina a la cual más se le ha invertido, tanto en investigación como en desarrollo; por tal razón, es una de las especialidades que más ha evolucionado en los últimos 40 años. La aparición de nuevos medicamentos, equipos, tecnología y técnicas de anestesia, han reducido al día de hoy a niveles mínimos la mortalidad quirúrgica, que en otros tiempos era muy alta.

¿Cuántas personas conoce usted que no se han despertado de una anestesia? Probablemente ninguna, ¿verdad? Hoy en día es extremadamente raro que la anestesia sea una causa de muerte.

Piense que en estos momentos muchas personas están bajo anestesia, y son intervenidas de padecimientos extremadamente serios como cirugía cerebral o cirugía de corazón abierto; la mayoría de esas personas logrará superar la anestesia, sin mayores problemas.

Siempre existe la posibilidad de conversar sobre sus miedos con el anestesiólogo, antes de su cirugía, usted también puede y tiene el derecho a preguntarle lo que quiera acerca del temor de ser anestesiado. Probablemente, él o ella responderá sus inquietudes con claridad, y le asegurará que estará a su lado en el quirófano, en todo momento, sus palabras con toda seguridad, lo calmarán y lo llevaran a un terreno de paz interior.

Puede ser que usted le tema a las consecuencias o daños colaterales de una anestesia. Una vez más pregunte a su anestesiólogo sobre esta clase de efectos, y como los controla si es que usted llega a padecerlos; existen varias alternativas para superar el malestar causado por la anestesia en caso de ser así, usted pudiera tomar píldoras o bien la aplicación de medicamentos intravenosos o musculares. Recuerde hablar siempre con mucha claridad y honestidad con el equipo de cirugía, porque siempre hay una posible solución.

Uno de los principales impulsos para el desarrollo de mejores medicamentos es el dolor. Actualmente, el arsenal de analgésicos para controlarlo es tan extenso y eficaz, que casi les puedo asegurar a mis pacientes un capítulo postoperatorio tranquilo, y con apenas algunas leves molestias.

Dependiendo del tipo de anestesia que se aplique en su caso, pudiera o no recordar el procedimiento. En casos de anestesia general, los fármacos utilizados bloquearán la sensibilidad táctil y dolorosa de su sistema nervioso, comprometiendo su conciencia. Usted será inducido a un estado de inconsciencia profundo, y digo inducido, porque su anestesiólogo literalmente lo llevará con cuidado hasta ese punto, y una vez alcance el umbral preciso, usted será incapaz de recordar algo o de despertarse durante la cirugía.

Despertar en medio de un procedimiento quirúrgico puede ser una experiencia terrible para cualquiera, pero déjese de temores infundados; nadie está jugando con usted; el anestesiólogo nunca le va a decir “Yo creo más o menos que con 15 ml de morfina, alcanzamos” ¡Por supuesto que NO! Hay dosis matemáticas precisas para cada paciente. En un quirófano la palabra improvisación no existe.

En cualquier procedimiento quirúrgico por más corto o largo que este sea, es primordial otorgar la seguridad al paciente y de que éste saldrá bien, así como el de estar en manos calificadas y con experiencia en el ejercicio de la profesión.

Dentro de la seguridad anestesiológica, es necesario contar con el equipo adecuado de monitoreo durante la cirugía, el cual es básico para tener la información de los parámetros fisiológicos del paciente, minuto a minuto para así darnos cuenta de que el paciente está en el plano en el que necesitamos tenerlo.

Lo más importante es, como médico anestesiólogo ganarse la confianza del paciente como ya lo explicamos anteriormente y el a su vez, tenga la seguridad de que todo va a estar bien, que un servidor estará siempre cuidándolo como su ángel de la guarda.

Dr. José Manuel Alcaráz Verduzco.

MÉDICO ANESTESIÓLOGO | 4700173

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Dr Magazine MX’s story.