A veces no entiendo nada del fútbol nacional

Por Esteban Gillen / @egillencr

Me gusta mucho el fútbol, pero a veces no entiendo nada de lo que pasa con el de mi país. En estos casos, la memoria empieza a enviarme recuerdos y, aunque no me ayuden a entender, al menos me entretienen.

Lo primero que hago al ver que Lemark Hernández será jugador de Saprissa, es verlo vistiendo el uniforme de la selección nacional durante el periodo de Paulo Wanchope (actual gerente deportivo de Saprissa) como técnico; me regreso 785 días, específicamente al 31 de marzo del 2015. Esa noche puede que sea de las más difíciles que haya vivido el lateral, en su carrera deportiva.

Hernández fue titular en el amistoso que “la sele” perdió en el Rommel Fernández de Panamá, y con ello el invicto de 13 partidos que acumulaba desde Brasil 2014. Pero, más que el invicto, fue Lemark el que verdaderamente estuvo perdido aquella vez. Fue víctima de la explosividad de los panameños y no logró acomodarse al partido, del que sólo participó 44 minutos debido a que Francisco Calvo entró en su lugar.

El juego había sido complicado pero, ese instante seguramente fue el peor: ver el anuncio del cambio de Calvo y caminar hasta salir de la cancha debe haber sido horrible. Wanchope pudo haberse esperado al medio tiempo y evitarle ese momento al limonense; sin embargo, no fue así y el partido del lateral se acabó antes del minuto 45, una manera humillante de hacerle saber que su desempeño no fue el deseado. Como detalle llamativo, Dave Myrie también fue titular esa noche.

Lo segundo que mi mente decide mostrarme es una imagen en la que Leonel Peralta recibe terapia en las instalaciones del Saprissa, me envía en reiteradas ocasiones imágenes del argentino, que llegó al país para jugar con la Liga pero, jugó poco porque tenía adelante a Ronald Matarrita en su mejor temporada.

Peralta tuvo pocos minutos en Alajuela pero, dio pinceladas de su capacidad por el lateral izquierdo. Cuando vi que Saprissa muy generosamente le ayudaba a recuperarse, sumé: por la salida de Calvo, ocupan un defensa izquierdo + aparentemente el sudamericano tiene nivel para rendir en nuestro campeonato + su anterior club lo abandonó y Peralta es jugador libre, todo esto me daba una solución bastante clara: los morados habían encontrado una respuesta a la salida de Calvo.

A diferencia del argentino, no he visto en Lemark el nivel que se le puede exigir a un jugador en los equipos con más títulos en el país. A veces no entiendo nada en cuanto a los fichajes de los últimos años en estos equipos; los mejicanos que contratan en Heredia, o el desfile inacabable de extranjeros y costarricenses que se han puesto el número 10 en Alajuela. No lo entiendo, y el problema de esto es que me da por escribir.

La página oficial del Deportivo Saprissa anunció la contratación del lateral, con una fotografía del 31 de marzo del 2015. ¡Vaya bienvenida! (Pantallazo de la nota).