La Carrera Verde Por Eduardo Macchiavelli

Si la corremos juntos ganamos todos.

El momento en que nos separamos

Pese al mal tiempo y la bruma, este domingo en Buenos Aires, más de 9 mil personas corrimos por las avenidas principales de la Ciudad para concientizar sobre la separación de residuos. Fue en la segunda edición de la Carrera Ciudad Verde, divididos en dos grupos: los reciclables de verde y los orgánicos de negro. Corrimos a lo largo de 4 kilómetros en una carrera con 1 salida y 2 llegadas, y la viví con entusiasmo en mi relato.

Los participantes comenzaron a llegar a la Plaza de Mayo entre las 6 y las 8 de la mañana. La largada la fijamos a las 9. La mayoría fue haciendo su entrada en calor, otros chequeamos el circuito, y todos debimos retirar la gorra y la remera verde o negra de una carpa ubicada en Avenida de Mayo y Tacuarí. La carrera se largó tal cual la programamos desde la esquina de Avenida de Mayo y Bolívar. Y a los pocos metros ni bien llegamos a la Casa Rosada, nos dividimos los dos grupos. Los reciclables seguimos por las avenidas Alem, Córdoba, Pellegrini y Diagonal Norte hasta llegar a la Plaza de Mayo. Mientras que los orgánicos corrieron por las avenidas Paseo Colón, Independencia, Bernardo de Irigoyen y Belgrano hasta su llegada de Bolívar y Diagonal Sur.

Entonces fuimos dos colores, dos circuitos, dos llegadas saliendo de una misma partida, como una forma de ilustrar lo que nos puede pasar si no vamos juntos en esta carrera por separar los reciclables. Los reciclables son: vidrio, plástico, metal, cartón, tetra-brick, papel y telgopor. Y tomar conciencia de separarlos en el mismo momento en que los generamos es el hábito que tenemos que adquirir. Por qué si lo hacemos: reducimos la cantidad desechos, favorecemos la limpieza de los espacios comunes, prevenimos enfermedades, y mejoramos el ambiente y la calidad de vida. Por eso es muy importante que cada uno de nosotros traslademos nuestros reciclables, para lo que estamos extendiendo la red de puntos verdes (habrá en supermercados), sus horarios de entrega, y más contenedores también.

Por qué los residuos no desaparecen cuando se depositan en un contenedor o un punto verde, siguen su ciclo. Como tampoco desaparecieron los otros corredores cuando nos separamos en un trayecto crucial de la carrera. Para arribar a diferentes llegadas. Y precisamente es eso lo que no queremos que nos pase. Lo que buscamos es promover un cambio cultural, en el que sí separamos los residuos juntos, para mí, ganamos todos.

El momento de los premios
Revivamos la carrera