Las rosas florecieron Por Eduardo Macchiavelli

Por la poda y el aniversario del Rosedal de Palermo.

Fue por mediados de julio, cuando me acerqué con mi equipo a los bosques de Palermo, en el momento preciso que empezaba este año la poda de invierno. Y me puse a charlar con los vecinos primero, y con los medios después. Muchos se acercaron a llevarse un gajo de rosas a sus casas para ser transplantado, tal cual la propuesta. Y entre todos quisimos relatar la experiencia.

Entonces, Mabel se acercó a saludarme. Entonces, María Teresa, que fue con su hija me felicitó por el estado magnífico en que se encontraba el parque después. Y al igual que Perla, se llevó un instructivo de cómo plantarlos, y una bolsita de compost de regalo también. Lo mismo que Alejandra, Dolores y tantos otros, la mayoría mujeres.

Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Semana Sanmartiniana

“La idea está muy buena”, me decía Rosa; mientras confesaba que cada vez que pasaba estaba tentada de robarse un gajito. María y Patricia, prometieron en cambio regresar otro día y ese día fue hoy. “Los gajos que me llevé, ya me dieron flores”, me decía Nélida, confirmando que el ciclo de vida había dado sus frutos. Y las rosas florecieron de nuevo otra vez.

Por entonces la mayoría que vino se enteró por el facebook. “El Rosedal de Palermo es uno de los paseos más típicos y más pintorescos de la Ciudad de Buenos Aires y hoy festejamos su 102 aniversario.

Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Te regalo una rosa

El lugar fue parte de las fabulosas estancias de Juan Manuel de Rosas. Andando el tiempo, cuando se convirtió en un paseo público todo fue diseñado por nuestro primer paisajista argentino, Benito Carrasco. Actualmente tiene 4 hectáreas y media, 8.000 plantas de rosas con 100 variedades de distintos lugares”, fue la introducción que hizo Federico Wiemeyer cuando me entrevistó para Telenoche. “Ya cumplió 102 años y la verdad es que miles y miles de personas pasan todos los días, sobre todo los fines de semana. Tuvo una restauración muy grande hace 7 u 8 años, y la verdad es que no deja de sorprendernos como siguen viniendo y como siguen disfrutando día a día de este lugar los vecinos de la Ciudad”, afirmé con vehemencia.

Más sobre Eduardo Macchiavelli en: Palacio Roca

Lo mismo que cuando me preguntó si los vecinos se llevaban un instructivo para hacerlo. “Se les explica, hay un folleto y dos técnicos botánicos que le enseñan la técnica de cómo transplantarlos”. Y fue lo que pasó.

Los vecinos volvieron y las flores también. Entonces Mabel se acercó a saludarme. Entonces, María Teresa, volvió con su hija y me felicitó otra vez por el estado del parque. Entonces, María y Patricia, como prometieron, regresaron también. Lo mismo hice yo. Y otros tantos, en su mayoría mujeres, que se acercaron al Parque para ver como florecieron en su aniversario las rosas. No les bastaba con tenerlas en casa.

Más sobre Eduardo Macchiavelli en: El tango es volver

Entonces muchas de ellas trajeron sus fotos, para mostrarme cómo los esquejes prendieron. “Si no las plantan ahora, córtenle un poquito el tallo y póngalas en agua”, recomendaba por entonces uno de los técnicos botánicos (para que estén perfectas en la primavera) a quienes les preguntaron una y otra vez: “las rosas duran más tiempo con el agua”, decía. Y porque lo hicieron, las podemos ver.

Eduardo Macchiavelli Ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires