Los chicos no mienten Por Eduardo Macchiavelli

“Más de la mitad de las cosas que tiramos a la basura se pueden reciclar”.

“Querido nene del año 3016. Yo me llamo Lola. Y tengo una re-buena noticia. Más de la mitad de las cosas que tiramos a la basura se pueden reciclar”. Sin embargo antes de seguir transcribiendo esta carta, me gustaría hacer una salvedad, la misma que hice para que los chicos se anotaran al Concurso “Sumá Verde”, que fue un éxito: El incremento en las emisiones de gases de efecto invernadero está provocando en el planeta un cambio climático desfavorable. La contaminación ambiental provoca impactos negativos en los ecosistemas y diversas enfermedades, alteraciones y la reducción de la esperanza de vida en millones de personas en todo el mundo. Los agentes contaminantes son muy diversos y cada vez causan más problemas de salud, incluso antes de nacer. La destrucción de los bosques ha disminuido en los últimos años a nivel global, pero continúa aumentando en muchos países, en especial de Sudamérica y África. Las actividades humanas provocan fenómenos graves de degradación del suelo. Entre ellos la erosión, un problema que se está acelerando en todos los continentes y cada año causa una pérdida de entre 5 y 7 millones de hectáreas de tierras para cultivar. El consumo cada vez más elevado de energía y la continuidad del uso de los combustibles fósiles generan diversos impactos ambientales y son preocupantes para el desarrollo humano de las próximas décadas. El acceso al agua en mínimas condiciones de potabilidad y su escasez, son cada vez más alarmantes. Algunos científicos alertan desde hace años sobre las especies en peligro de extinción y la pérdida sucesiva de biodiversidad, muchas veces causada por la invasión y el tráfico ilegal de animales. Además la generación mundial de basura en las ciudades será el doble que la actual en 2025 y se calcula que más del triple hacia el 2100. Así lo señala un estudio de la revista Nature, que afirma que es el contaminante ambiental más rápido en producirse. Si los residuos no se tratan a tiempo de forma adecuada, en especial los plásticos, pueden provocar daños irreparables en el medio ambiente y en los seres humanos. El reciclaje, además de paliar este problema, evita el uso de nuevas materias primas y reduce así el impacto ambiental.

Más chicos que escribieron otras cartas como la de Lola, lo saben, y le dejaron un mensaje en una “botella de plástico” a sus pares del 3016, tal cual muestra el video. Ellos vienen separando el papel, el cartón, el metal, el vidrio, el plástico y el telgopor de la basura. “Y es re fácil”, dicen. “Hay que darle los reciclables a un “recuperador urbano”. Llevarlos a un “punto verde”. A “la campana verde” más cerca de tu casa”. ¿Y saben que el mejor mensaje que podemos dar no son estas cartas, sino empezar a separar hoy mismo los reciclables de la basura? Por eso la salvedad. Los chicos como Lola que escribieron las cartas no mienten, no hay más que acercarse a uno de ellos y preguntarles, y con la misma convicción que yo, se lo van a contar.

 Te puede interesar: http://www.eduardomacchiavelli.com.ar

Like what you read? Give Eduardo Macchiavelli a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.