Por una Ciudad más accesible Por Eduardo Macchiavelli

Cómo diseñar ciudades aptas para personas con discapacidad.

Patio de juegos Parque Centenario

Algunas personas necesitan de ayuda para movilizarse en la ciudad. Y si tenemos en cuenta que la manera en que esté diseñada la Ciudad en la que vivimos influirá directamente en nuestra calidad de vida, la cosa se vuelve más sensible. Hoy le damos mucha importancia a las llamadas Ciudades inteligentes, aquellas que se valen de la tecnología para incrementar la eficiencia y sostenibilidad de sus servicios; y está muy bien. Pero, ¿qué me dicen de las Ciudades inclusivas y accesibles?

Hago la pregunta cómo un desafío antes de arriesgar la respuesta. El diseño y funcionalidad que tenga la Ciudad en la que vive una persona con discapacidad física o intelectual, va a facilitar o impedir su inclusión en la sociedad, sus posibilidades de conseguir trabajo y de ser lo más independiente posible. Es lo que queremos. Por lo que debemos redoblar los esfuerzos. Rescato tres aspectos en una Ciudad que impactan en la vida de las personas con discapacidad: 1) Aspectos físicos: para que puedan moverse de un lugar a otro: veredas anchas, lisas, con rampas, sin postes en lugares no habituales; estaciones de subte con ascensor y escaleras mecánicas; semáforos con voz, carteles con información en braille e imágenes simples. 2) Aspectos laborales: para que puedan conseguir trabajo y habitar espacios adecuados: edificios accesibles y con baños adaptados para sillas de ruedas, sin colores estridentes; y establecimientos con puntos de información y señalización sencilla. 3) Aspectos sociales: para que compartan los mismos lugares, facilitando la interacción y la participación: parques con juegos adaptados; museos con guías formados sobre discapacidad y colegios de interacción. Son algunos ejemplos.

Viendo el impacto que tienen las ciudades en la calidad de vida de todos los ciudadanos, pero en especial de aquellos con discapacidad, es que estamos impulsando el desarrollo de Ciudades más accesibles: trabajando en la construcción de nuevas rampas en las esquinas que facilitan su paso, delimitadas con una franja de baldosas especiales para personas no videntes; en una mayor inclusión laboral a través de COPIDIS; y en juegos inclusivos en parques, como los del Centenario en Caballito y La Isla en la Paternal. La respuesta pendiente: sumar lugares públicos y adaptados para vivir sin distinciones la Ciudad.

Nuevas rampas en los barrios
Like what you read? Give Eduardo Macchiavelli a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.