Timings y el arte de esperar

Tiempos y timing. Un poco de eso tiene la estrategia también.

De aprender a esperar y cuándo hacerlo.

Entender que el tiempo es sólo una percepción humana que se hace e se desfaz (É que as vezes o tempo pode ser um pouco cruel)

Que así como los dolores persisten y el amor calla/grita, el tiempo se nos escapa entre las manos.

Aceptarlo y abrazar esa verdad nos liberará de la ansiedad que nos impide pensar de forma racional.

Tiempos que se derriten y el timing que se mantiene eterno, como medida que nunca terminamos de entender.

Pero, cuando uno finalmente lo hace es que la magia sucede.

Porque a veces no se trata de decir las palabras precisas, ni la estrategia perfecta, ni dedicar la canción exacta.

A veces es simplemente cuestión de saber cuándo hacerlo

(Y si me tiran un par de tips, quedo más que agradecido)

Porque a veces a tiempos y a timing se puede resumir.

A entender el momento correcto. El segundo indicado. El lugar necesario.

El arte de entenderlo nadie lo domina por completo.

Y ahí reside el misterio.

Like what you read? Give Edwin Rager a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.