Películas feas 2017: del 10 al 1

La mayoría de la selección final son cosas que muchos consideraron buenas pero yo les agarré un desprecio considerable por alguna razón. Desde el abanico monocronático de Coco hasta los bodrios de mother! y Split. Lo que me gusta de las listas es que uno puede ser lo más subjetivo del mundo, sin esas pretensiones de objetividad como si estas fueran matemáticas, qué oso aquellos que así lo vean. Claro que hay cosas que uno debe aceptar que están mal hechas, sin privarse de disfrutarlas, habrá quien lo haga, yo me di mi libertad de amar algunas cuantas, pero esta lista no es sobre ellas. Hay dos del año pasado que tuve que tomar en cuenta porque las vi muy tarde para la lista del 2016, merecen su espacio. Se me olvidó poner Toni Erdmann de Maren Ade, pero considérenla dentro de este top. Aquí están coronadas las que considero las películas más feas del año.

10. Coco de Lee Unkrich y Adrián Molina (Pixar Animation Studios)

Detesté todo, pero reconozco que está bien hecho. La voz pendeja del niño ese me pareció desesperante. El disque plot twist me la pela. Sí rescato uno que otro momento conmovedor de todo lo que vi, pero no me parece suficiente. Ahora que nos cuestionamos todo, me parece erróneo asumirnos como nación dentro de los parámetros centralistas de una película, pero bueee…también yo estoy exagerando, pero ¿QUÉ USTEDES CON EL MAME DE ESTA PELÍCULA NO ESTÁN EXAGERANDO TAMBIÉN?

Tampoco es que me moleste eso de que Disney como empresa extranjera use una “tradición mexicana”, tampoco es que esté pendejo. Me cago en la tumba de Octavio Paz.

Esperen…es la misma tonta película de Disney con finales felices…

¡Pero el Dante es nuevo!

9. Grave de Julia Ducournau (Petit Film)

Julia Ducournau vio Carrie y no supo cómo pedir un remake. Las pretenciones de cine de terror se hacen agua con sus secuencias finales. Yo creo que ya estoy viejo, no entendí todo ese desborde adolescente por la película. Lo que sí supe hacer fue detestarla desde el principio. Otra cosa que me molestó, que tiene que ver más con la distribución en México fue esa estampa de: cine de terror para veganos. Puta sea.

8. Me gusta pero me asusta de Beto Gómez (Grupo Telefilms)

El lugar que le va a molestar mucho a Jorge Ayala Blanco (que se note que acabo de ver su selección de favoritas del año; ya me peleo con el señor otro día). Beto Gómez cae en su propia trampa argumental, son de él los prejuicios, no le funciona el discurso de la otredad. De miedo esa personificación de la homosexualidad. Los machismos interiorizados que Ayala Blanco sí le cuestionó a Cómo cortar a tu patán le debieron parecer dardos certeros en esta comedia, pero no nos engañemos, son lo mismo. Perdón, dije que ya no iba a hablar del señor.

7. mother! de Darren Aronofsky (Protozoa Pictures)

Una de las mejores actuaciones de Jennifer Lawrence encapsulada en una de las peores películas del año. Le compré la anécdota a Aronofsky por unos cuantos minutos, pero cae en lo risible. Ese guion que le tomó tres o cuatro horas terminar debió tener una que otra revisión. Peor aún, nos plantea que el hombre común y corriente tiene la culpa del desgaste emocional del todopoderoso y que nos merecemos lo que nos pasa. En esta recapitulación de la Biblia, Santa Lawrence es sometida a lo peor, como madre tierra y virgen María, ya le tocará ver a su hijo ser devorado por la turba iracunda (perdón por el spoiler). Ni dios todopoderoso ni Aronofsky lograron percibir la mano el doble de todopoderosa del hombre en traje y corbata. Y es que es más emocionante culpar a unos cuantos de la destrucción y es también más aburrido imaginar que unos cuantos corporativos entran a la casa de Lawrence-Eva-Tierra-María para proponerle un jugoso contrato para obtener los recursos naturales de la zona. Película digna de ser un capítulo mamalón de Black Mirror o el favorito del niño rata, Rick y Morty.

c’est ne pas une mala película.

6. How to be a latin lover de Ken Marino (3pas Studios)

Buenas intenciones, creo. La cuestión es que se desconoce el problema a fondo, o se tiene poco sentido común. Quiero decir, todos sabemos que está no es una película sobre un hombre que quiere vivir a expensas de los demás. Es sobre lo que Derbez entiende sobre lo mexicano, me cago en Octavio Paz otra vez. Hasta el niño ese que todos rescataban me parece desastroso.

5. El tamaño sí importa de Rafael Lara (Cyclus Producciones)

¿Podemos dejar de pretender que queremos ver a algún hijo de Eugenio Derbez en cine? Sin tomar en cuenta A la mala, que la verdad no estaba tan mal, pero de ahí en más, Aislinn Derbez no da una. Pero volvamos con Vadhir. El duete este que hace con Ximena Ayala (por desgracia) es de pena ajena. Ya ni mencionamos lo despreciables que se vuelven los personajes de Mara Escalante y Eugenio Derbez. El discurso se enreda en su propia misoginia, para variar y qué raro en una comedia romántica mexicana, ja. Pero tranquilos, que la peor ya viene.

4. Song to song de Terrence Malick (FilmNation Entertaiment)

Aburrida como solo Terrence Malick puede ser. Si acaso uno se entera de a qué hora se muere Natalie Portman es porque de todo el cast es la única que se atreve a desobedecer los parámetros del señor. De nada sirve tener tanto cameo de cantante importante y brilloso, todo con Malick se muere. ¿No se anima a hacerme una película?

3. Hazlo como hombre de Nicolás López (A Toda Madre Entertainment)

Les dije, que dentro del género, había cosas peores. No se puede tener buenas intenciones si al fin de cuentas tus argumentos y el discurso que utilizas para demostrarlos termina siendo el doble de cerrados y violentos que el que se ataca. Forma y fondo se comprometen con la comunidad gay más conformista y elitista para darles lo que parece un ¿regalo? Pensarán que el cambio sucede poco a poco. No es extrañar que Premio Maguey, el lado queer del festival de cine de Guadalajara celebrara la película o que haya una participación de Me llamo Sebastián. Viva la norma.

2. Death note de Adam Wingard (Lin Pictures)

Qué tristeza de verdad. Como fan del anime sí quedé ultra decepcionado por la adaptación, aunque al final de cuentas era eso, una adaptación. Eso quise pensar al principio, pero le di una segunda revisión y me di cuenta que no se merece ni esa conclusión. LA PELÍCULA EN REALIDAD ES MALA. No hay nada de que: es una libre adaptación a lo norteamericano, tampoco así funciona. Personajes estúpidos, just because. Situaciones estúpidas, just because. Tampoco es que el anime fuera súper sesudo, tenía sus hoyos argumentales. La cosa es que aquí les dio igual si se veía o no.

Hay un uso excesivo del plano holandés, que seguro si Fátima lee esto le dará risa, pero no podía no mencionarlo, es casi un delito.

  1. Split de M. Night Shyamalan (Universal)

Las peores 23 actuaciones de James McAvoy de la historia. Sólo conozco un tipo de personas que defienden esta película, tampoco es que conozca mucha gente, pero le tiran al juego de ser edgy-políticamente incorrectos. Ya sabrán el resultado de esto. Tampoco me voy por el lado de algunas críticas de cine que aluden a la violencia a lo femenino, no creo que suceda de forma gratuita (¿lo que acabo decir tiene coherencia?) simplemente la película es estúpida. Mi humilde comentario

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.