EL LIBRO DE LA SELVA- Review sin spoilers

Seamos sinceros, esta película tenía todas las papeletas para salir mal: parecía obvio que iba a ser una burda intentona de dotar al clásico El libro de la Jungla de una seriedad impuesta que no pegaba nada con el material original. Todo, desde el CGI hasta la banda sonora denotaba ciertos aires de falsa madurez. Del tipo de película que pide a gritos que no se la tome como si fuera para niños, pues parece que querer llegar a todos los públicos impide ser buena a una película.

Afortunadamente, nos equivocamos.

Así como en la película original, El Libro de la Selva trata de un niño llamado Mowgli, que fue encontrado en la selva por los lobos cuando era un bebé. Pasados los años, el tigre Shere Khan quiere matarlo, de modo que una pantera llamada Bagheera se encarga de llevarlo de vuelta hacia el poblado de los humanos.

Esta reinvención no sólo es fiel a la película de 1967, sino que también mejora y añade algunos aspectos, como que Mowgli muestre su inteligencia de ser humano al hacer pequeños inventos o aparatos que lo ayuden en su día a día, y hasta asoman las repercusiones que eso conlleva. Por ejemplo, si construye una cuerda para llegar a enjambres de abejas que Baloo no puede alcanzar, está trastocando el equilibrio al favorecer a un animal a la vez que empeora la situación de otro. Esto no es algo que se pueda tomar a la ligera, y en ninguna de las muchas adaptaciones del libro de Rudyard Kipling se mencionan estos temas.

Además, el CGI es de lo mejor que se ha visto hasta ahora, algo especialmente importante al tener en cuenta que la totalidad de la película se rodó sin pisar la selva. No sé cómo se verá de aquí a 10 años, pero creo que estamos llegando al punto en el cual es difícil diferenciar el CGI de la realidad.

El ritmo, como en la mayoría de películas para todos los públicos, es acelerado, pero aun así no hace que la película se sienta como un sketch tras otro, cosa que sí me parecía en la versión clásica, en la que se saltaba de una escena con un animal a otra en cuestión de minutos, como el desfile de los elefantes soldado, la hipnosis de kaa o el templo del rei Louie. En esta versión, por el contrario, las diferentes secuencias están mejor integradas y ya no parecen capítulos de un libro.

El espíritu de la versión original persiste y, aunque el tono sea algo más serio, no deja de ser una película ligera y entretenida, sin esas pretensiones que tanto temíamos. De todas formas, se hace algo raro escuchar a Christopher Walken cantar “I wanna be like you” y parece puesto con calzador, pero ni se hace ridículo ni creo que eso vaya a incomodar a nadie.

El libro de la Selva deja claras sus intenciones: rendir tributo a la película y, aunque dándole un tono algo más serio, no olvida sus intenciones: entretener y divertir con una historia atemporal con la que muchos crecimos. Tanto es así que añade algunas cosas más, pero sin perder la esencia de la última película en la que Walt Disney trabajó. En conclusión, se trata de una película entretenida pero inteligente, clásica pero novedosa y, lo más importante, para todo el mundo.

��o.2XzZL3�