Utilizando el Semáforo para empoderar a Braddock

Escrito por Catherine Rieder, Directora Ejecutiva de Roots of Renewal

Una estatua del mítico héroe popular Joe Magarac, un hombre de acero que protegía a los herreros, reina sobre la ciudad de Braddock, Pennsylvania. Los fantasmas de una vez bulliciosa ciudad se pueden sentir impregnados en el aire. Anteriormente una ciudad siderúrgica en auge, Braddock ha visto una población de 20,000 personas reducirse drásticamente a 2,000 personas. Con este declive masivo de la población vino el inevitable aumento de la pobreza. Las propiedades deterioradas se esparcen por las calles y los autos abandonados se encuentran esparcidos. La pregunta sigue siendo: ¿cómo se puede revitalizar esta antigua ciudad siderúrgica?

Esta es la misma pregunta que plagó a Peggy Dague-Mannion. Peggy, residente local de la vecina Pittsburgh, quedó impresionada por la pobreza que existía dentro de su propia comunidad, pero también de las ciudades vecinas, incluida Braddock. Peggy, anteriormente parte en la Junta de Directores de Roots of Renewal New Orleans, sabía que había herramientas que podrían ayudar a evaluar esta pregunta vital, y eso fue a través de la implementación del Semáforo en Pennsylvania. Roots of Renewal implementó por primera vez el uso del Semáforo en Nueva Orleans para ayudar a comprender los problemas a los que se enfrentaban los ciudadanos en relación con la pobreza y el encarcelamiento. Roots of Renewal, una organización sin fines de lucro ubicada en Nueva Orleans, se centra en el reingreso exitoso de los jóvenes anteriormente encarcelados. La ciudad en sí misma no es ajena a la pobreza. Es una ciudad de música, amor y risas, pero también es una ciudad de pobreza, encarcelamiento masivo e instituciones educativas deficientes. Roots of Renewal es muy consciente de los efectos que la pobreza tiene en las familias dentro de Nueva Orleans y es por eso que cuando la fundadora Amy Fottrell conoció al Semáforo, supo inmediatamente que esta herramienta podría usarse para ayudar a evaluar los problemas que afectan a las comunidades de Nueva Orleans y posteriormente ayudar a los ciudadanos a encontrar maneras de mejorar su calidad de vida. Al ver el éxito del Semáforo en Nueva Orleans, Peggy sabía que implementar esta herramienta en Pennsylvania podría ser una oportunidad monumental para ayudar a abordar los problemas arraigados de pobreza en su propia comunidad.

La implementación del Semáforo en Pennsylvania comenzó durante una capacitación de una semana en Pittsburgh. Durante esta capacitación, todos los participantes tuvieron la oportunidad de ayudar a elaborar preguntas específicamente para Pennsylvania. Los días se pasaron colaborando con un equipo de cuatro. Los problemas relacionados específicamente con los residentes de esta comunidad se abordaron con gran detalle. El proceso de adaptación de la encuesta del Semáforo fue sin dudas laborioso y agotador, pero el resultado fue excelente. No fue solo una semana de capacitación en clase, sino una investigación dentro de la comunidad que ayudó a enriquecer el proceso. El grupo recorrió la otrora ciudad en auge de Braddock, Pennsylvania. Si bien la ciudad pudo haber sentido la naturaleza despiadada de la pobreza en sus comunidades, esto de ninguna manera ha atenuado el brillo de los ciudadanos restantes. Los participantes de la capacitación del Semáforo se conocieron por primera vez en Free Store en Braddock. Giselle Fetterman inició Free Store en 2012 y cuenta con donaciones proporcionadas por empresas locales y residentes que quieren marcar la diferencia. Los participantes de la capacitación del Semáforo fueron llevados luego a una nueva incubadora que permite a mujeres empresarias operar su negocio desde un espacio de oficina asequible. La gente de Braddock está haciendo el trabajo para hacer que esta otrora ciudad siderúrgica anterior se levante de las cenizas, pero la esperanza es que el Semáforo sea una herramienta adicional para ayudar a los ciudadanos de Braddock a regresar a su máxima gloria.

Al concluir el entrenamiento del Semáforo en Pittsburgh, el equipo estaba listo también para implementarlo en Pennsylvania, apuntando a ponerle fin a la naturaleza dominante de la pobreza que afecta a sus comunidades. La pobreza no conoce límites y, a través del uso del Semáforo en Pennsylvania, existe la esperanza de que esos límites se puedan romper y que todos y cada uno de los ciudadanos puedan finalmente convertirse en los creadores de su propio futuro. Aún existe la esperanza de que el futuro está lleno de autorrealización, determinación y empoderamiento.