Décimas sí, undécimas no

Para las semifinales de Champions League que recién terminaron los aclamados limericks de las fases previas se desdoblaron en décimas.

Bayern München — Barcelona

El hijo pródigo Guardiola

volvió a la ciudad condal,

del buen fútbol gran caudal.

Un gol bello cual gladiola

fragmentó la bávara ola:

Lionel Messi el diez amado

liquidó al Bayern diezmado,

que en su Arena ya no pudo

deshacer el culé nudo

–en Berlín ya instalado.

Real Madrid — Juventus

Al saber su contrincante

el Real Madrid se reía

y en la final ya se veía.

En los Alpes salió avante

la Juventus elegante.

En la vuelta hubo tensión:

penal anotado a Buffon,

luego emergió el desterrado:

Morata dejó manchado

cada blanco corazón.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.