6. La importancia de citar (no solo) en la red

(1) Las redes sociales suelen relativizarlo todo. La ironía mal entendida, los dobles sentidos, las alusiones sin nombrar, todos esos recursos que necesitan de elementos de contexto, entonación, énfasis corporales, suelen tener una difícil interpretación cuando tenemos que resumirlos en 140 caracteres.

(2) Pero hay otros aspectos de la vida cotidiana, que también relativizan pero cuyas formas son fáciles de guardar. Por ejemplo, decir “he visto esta película gracias al usuario XYZ y os la recomiendo” o “he visto esta imagen en el muro de Facebook de XYZ y os la comparto”, es la mar de sencillo. De hecho, es muy negativo cuando (como en Derecho Penal), pudiendo hacerse, no se hace.

(3) Un ejemplo. Viajo con frecuencia en aviones de una compañía, que ofrece la revista Yorokobu a bordo. En uno de sus números, encuentro un artículo interesante sobre parlamentos y política, de cómo la arquitectura influye en el comportamiento. Lo comparto primero en mi Twitter, citando. Después, compartimos un artículo más extenso en el Twitter de la empresa, que remite a una web. A partir de aquí, con varias horas de diferencia, varios contactos publican este link, que han leído en mis redes, sin citar. Personalmente, me resulta del todo indiferente que se publique sin citar a quién se lo han leído, porque uno de los objetivos de mi presencia online es compartir y conversar sobre temas que me generan interés. Pero esos usuarios me generan un impacto negativo; no es que me hayan robado nada, ni mucho menos. Se trata de una cortesía, que no sé si llega al terreno de la ética, pero que se le acerca.

Con los memes, fotografías o incluso con publicaciones a priori inocentes, como la que recogí en Historia de un tuit, no sólo hay quien comparte sin citar, sino que hay quien se arroga el contenido de otros. Discrepo de llamar a esas publicaciones “propiedad” y mucho menos intelectual o de autor. En la redes, ese “derecho de explotación” también se relativiza, y son tierra fértil para efectos Streisand.

(4) “Si a este tipo le da igual que no le citen, ¿por qué escribe esta nota en Medium?”. Muy sencillo. Primero, para dejar claro que yo sí cito. Segunda, porque como prosumidores, tenemos derecho a reconocimiento cuando creamos algo, aunque sea un ridículo meme. Y tercera, para que pensemos en cuántas cosas nos estaremos perdiendo porque hay gente que prefiere no publicar para que otros no se arroguen su trabajo.

Sólo eso.