La “mediocridad” del producto español

A menudo me encuentro envuelta en conversaciones en las que españoles enardecen las maravillas del mundo americano, y se critican las costumbres y cultura españolas; porque ellos sí saben hacer “las cosas a lo grande”, mientras que nosotros no sabemos hacer “la O con un canuto”. Pero es que resulta muy fácil juzgar por las apariencias, sin tener en cuenta el esfuerzo y el valor que hay detrás de dicho canuto.

Triste pero cierto es que a los españoles nos encanta criticar (algunos lo consideran deporte nacional), pero el problema se hace mayor cuando se confunde la autocrítica, que nos convierte en seres más objetivos, con la crítica autodestructiva que se hace en relación a los demás. Parece como si desmerecernos frente a otros nos convirtiera en menos hipócritas, pero la realidad es que la crítica, independientemente de la procedencia, si no es constructiva, no sirve de nada… bueno.

A pesar de la frustración o infelicidad que nos pueda llegar a provocar, solemos compararnos a menudo con otros países: sus gobiernos, sus leyes, sus políticas, sus condiciones laborales… Y la impresión es que en la mayoría de las comparaciones salimos perdiendo, en particular si es con Estados Unidos. Parece que todo lo que viene del otro lado del charco es siempre mejor. Pero siento deciros que muchas de estas comparaciones se quedan en la mera superficie…

Durante el día recibimos a través de los medios, de las redes sociales, e incluso del cine, lo grandiosos que son: punteros en medicina, cuna de las mejores empresas y tecnologías, excelencia en enseñanza y universidades, por no hablar de los deportes… ¡Ahí tenemos el último medallero de Rio 2016! Pero no se trata de recordar sus éxitos, sino de mostrar la diferencia entre los suyos y los nuestros. Porque sí, nuestro país tiene sus proezas también, pero no llegan tan lejos.

Os preguntaréis por qué… Muy sencillo: la venta.

Con esto no me refiero a cuánta mercancía exportamos ni al margen de beneficios obtenidos en ventas a final de año. Hablo de la forma de presentar nuestros productos. Del marketing que hacemos de nuestro trabajo. De cómo la subestimación que tenemos de nuestros logros y la falta de confianza en nuestra calidad impide que nuestros méritos tengan un mayor alcance.

Si algo he sacado en claro trabajando en el extranjero es que los españoles somos magníficos ejecutores. Danos una tarea y nos llevará más o menos tiempo, pero la sacaremos adelante, probablemente con muy poco margen restante para los detalles, pero funcional. Eso sí… Que no nos pidan presentarla, porque nos invadirá el pánico. O bien dudamos de la calidad porque no hemos podido terminar los detalles; o dudamos de si es lo que se pidió porque no quisimos preguntar una quinta vez (no vaya a ser que piensen que somos tontos); por no mencionar el miedo a hablar en público, porque qué vergüenza si me equivoco… Y es que esa mentalidad, por desgracia, nos ha acompañado siempre.

Desde niños heredamos el miedo al fracaso porque es algo ya inherente a nuestra cultura (muy difícil de cambiar, pero no imposible). Y es ese miedo el que nos hace dudar, de TODO: de nuestro conocimiento, de nuestras facultades e incluso de la calidad de nuestros resultados. Lo que nos lleva a que seamos incapaces de valorar nuestro propio producto y por lo tanto de venderlo como es debido.

Somos conscientes de que nuestro país no es el mejor en muchos aspectos (no voy a ponerme a enumerar todo lo que tendríamos por mejorar), pero no por ello somos un “país de pandereta”. Todo lo contrario. Tenemos muchísimo de lo que estar orgullosos y de lo que deberíamos presumir, pero lo infravaloramos porque lo que recordamos siempre es lo que han conseguido los demás.

Producimos unos bienes de origen español increíbles que están siendo exportados por otros países como si fueran suyos. Contamos con una de las mejores infraestructuras públicas: metro, trenes, aeropuertos, carreteras, que, al lado de algunos países, parecen traídas del futuro. Por no hablar de la salud pública universal, considerada una de las mejores de Europa. Pero nada de esto parece que tenga mérito, porque si lo hemos hecho en España, seguro que es una “chapuza”.

En el fondo, la mayor diferencia con los americanos reside en que rebosan seguridad y confianza, además de carecer de ese sentido del ridículo que nosotros tenemos tan interiorizado. Son capaces de presentarte y venderte algo quizás sin haberlo probado, pero tienen tanta confianza en su calidad que no necesitan hacerlo para creer que es lo mejor. Incluso, en algunas ocasiones, ni siquiera necesitan tener el producto terminado para que desees comprarlo antes de tiempo. Por si fuera poco, cuentan con la habilidad de reconducir situaciones negativas a nuevas oportunidades, porque no han tenido miedo a la equivocación. Son capaces de convencerte que su producto es tú necesidad, sin ser la mayor innovación o de la mejor calidad. ¿El secreto? Nunca nadie se ha atrevido a decirles lo contrario.

Ser críticos con nosotros mismos nos convierte también en seres más humildes, pero a veces dejamos que esta humildad nos impida confiar en nuestras capacidades. Está bien ser modesto y sincero con uno mismo, pero a veces podemos llegar a ser tan duros que nos convertirnos en nuestro peor enemigo y terminamos hundiéndonos en nuestros defectos. Tenemos que empezar a creer en nuestro trabajo y en nuestras posibilidades, porque antes de que puedan venir otros a reconocernoslo, primero debemos ser nosotros quienes lo valoremos. Dudar no ayuda y dejar de intentarlo tampoco, sólo confiar en nuestras habilidades y respetando las oportunidades. Pero, ante todo, olvidando el miedo, porque cuando hay esfuerzo, no existe el fracaso.