De a poco parte 3

“Daniel va a estar bien, Felicitas” dijo Javier mientras él, Adriana y Felicitas estaban sentados en la sala de espera de la oficina del psicólogo.

“Lo sé, sólo que odio verlo pasar por esto” admitió Felicitas.

“Todos lo odiamos” dijo Adriana. “Un padre nunca querría ver a su hijo pasar por las cosas que pasó Daniel”.

“Parece estar mejor cuando está distraído” dijo Felicitas. “Como cuando él y yo salimos la otra noche y cuando nos enteramos de que le habían dado el trabajo. Y cuando vayamos al tribunal… va a tener que volver a ver a Lucía y no quiero que ella esté en la misma sala que él…”

“Tampoco alguno de nosotros” dijo Javier.

“Él sólo desearía que esto pasara” dijo Felicitas.

Daniel salió de la oficina con su psicólogo, el doctor Burke: “¿Ustedes son los padres y la novia de Daniel?” preguntó el doctor.

“Sí” dijo Felicitas.

“¿Puedo hablar con ustedes?” preguntó el doctor Burke.

“¿Qué le parece si habla conmigo primero?” sugirió Felicitas. “Yo vivo con Dani”.

“Bueno” accedió el doctor Burke, guiando a Felicitas a su oficina.

“Gracias por verlo hoy a Dani” dijo Felicitas.

“No hay problema” le dijo el doctor Burke. “Ahora, hablé con Daniel, y aún tiene un camino por recorrer”.

Felicitas suspiró. Sabía que Daniel tenía un camino por recorrer. Ahora un profesional lo estaba confirmando: “¿Qué puedo hacer por Dani?” preguntó Felicitas.

“Simplemente me aseguraría de que esté cómodo y que se sienta lo más seguro posible” dijo el doctor Burke. “Deberían intentar evitar situaciones que puede que le recuerden a Lucía”.

“Bueno” dijo Felicitas.

“Como tratar de mantenerse alejado de la parte de la ciudad donde está el estudio jurídico” sugirió el doctor Burke. “Y no mirar películas o series de televisión que tengan que ver con el derecho”.

“Bueno” dijo Felicitas otra vez. Ellos no veían ninguna de esas series para empezar, así que eso sería lo suficientemente fácil.

“Felicitas, estoy seguro de que esto es difícil también para vos” dijo el doctor Burke. “¿Estás bien?”

“En realidad sólo me estoy concentrando en Dani en este momento” dijo Felicitas. Por supuesto que estaba molesta y enojada, pero lo que más le importaba era asegurarse de que Daniel estuviera bien.

“Me alegra que estés siendo una buena novia, pero deberías asegurarte de estar cuidándote a vos misma también” dijo el doctor Burke. “A pesar de ser colateral, esto debe estar amargándote bastante. De verdad parece que amaras a Daniel”.

“Por supuesto que lo amo” dijo Felicitas. “Él es mi mundo”.

“Tiene suerte de tenerte” dijo el doctor Burke. “Me dijo que fuiste una gran ayuda con todo lo de este último par de semanas y que estuviste cuidándolo”.

“Bueno, traté” dijo Felicitas. “¿Quiere ver ahora a los padres de Dani?”

“Sí, gracias” dijo el doctor Burke. “Felicitas, Daniel va sobrepasar esto”.

Felicitas asintió y volvió a la sala de espera, donde Javier, Adriana y Daniel estaban esperando. “El psicólogo está listo para ustedes dos” le dijo ella a Javier y a Adriana.

“Bueno” dijo Adriana mientras ella y Javier entraban y Felicitas se sentaba al lado de Daniel. “Vas a estar bien” dijo Felicitas, poniendo sus brazos alrededor de Daniel.

“Gracias por apoyarme” dijo Daniel.

“Dani, siempre estoy acá para vos” dijo Felicitas. Daniel no se merecía eso, pero ella iba a ayudarlo a superarlo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Manu Cacace’s story.