Piense y hágase rico

“La oportunidad tiene el curioso hábito de aparecerse por la puerta de atrás”

Lo primero que hay que recalcar es el nombre del autor: Napoleon Hill, un mítico entre los míticos.Es considerado el autor de autoayuda y superación más prestigioso del mundo. Fue asesor de varios presidentes de Estados Unidos: Woodrow Wilson y Franklin Delano Roosevelt. Ahora bien, lo que queremos saber aquí es: ¿siguen siendo válidas las premisas que el autor recoge en este libro? y la respuesta es: depende.

“Los amigos de Marconi lo pusieron bajo custodia, y fue examinado en un hospital para psicópatas cuando anunció que había descubierto un principio por el cual podía enviar mensajes por el aire”

Hablamos del año 1936, con la economía del 1936, después del crack del 29 y justo antes de la segunda guerra mundial, y hablamos de Estados Unidos. Si nos conseguimos mimetizar en ese mundo de blanco y negro, pasteles de manzana y ferrocarriles, podemos afirmar con seguridad que sí, que es un libro muy adelantado a su tiempo, con una mentalidad revolucionaria y esperanzadora para la situación del país. Si venimos con el punto de vista, innovación, Startup, elevator pitch, es posible que nos desmerezca un poco su lectura.

“Cada adversidad, cada fracaso y cada angustia lleva consigo la semilla de un beneficio equivalente o mayor”

Es un ensayo orientado al estímulo del coraje, del tesón y de la perseverancia. Aguantar, no desfallecer ante críticas ajenas y formarse para alcanzar cualquiera que sea el objetivo propuesto. No difiere demasiado de los libros de autoayuda actuales; si se nota un cierto toque “machista” y “clasista” propio de la época. Pero leído con unas gafas temporales, es un escrito bastante inspirador.

“Una persona educada es cualquiera que haya aprendido a conseguir lo que quiere de la vida sin violar los derechos de los demás”

Se toca, como no, el tema del liderazgo, desde el punto de vista del hombre valioso y atrevido al que nada ni nadie le hará abandonar su cruzada. No es tanto la figura del líder actual, comunicador, integrador y conciliador, sino más bien la del sueño americano, Yes we can!

“Sin duda, la debilidad más común de todos los seres humanos es la costumbre de abrir sus mentes a la influencia negativa de otras personas”

Recomendamos a los emprendedores la lectura de este atemporal clásico del bueno de Napoleon Hill, pero advertimos que antes de aventurarse a devorar páginas, es preciso recordar la fecha y el tiempo en el que fue escrito para una experiencia más satisfactoria.