El cine viste a la moda

Juan Carlos Rendón Sierra


“El vestuario cuenta historias, lleva consigo pasiones y recuerdos, construye una cartografía hecha de tejidos, de colores y de estilos…”
Patrizia Calefato

Sin duda alguna, para lograr una buena película no sólo se necesita de una llamativa, original o bien contada historia, ni de un gran director que la realice; en realidad, el cine es el conjunto y engranaje de muchas disciplinas, y si una de éstas faltara, probablemente se vendría abajo el proyecto completo.

Una de estas tantas disciplinas es el diseño de moda, quien por obvias razones se encarga de realizar el vestuario a todos los actores y actrices que aparecerán dentro del largometraje o cortometraje. Es un trabajo de suma importancia, ya que sin un diseño de vestuario acertado sería imposible tener una línea narrativa clara. Los profesionales en el ramo son uno de los encargados de generar ambiente en la película, transportando al espectador a ese espacio histórico o circunstancia en las que se están desarrollando los eventos; el vestuario ayuda a entender más acerca de las distintas situaciones en que se encuentran los personajes: su nivel socio económico, gustos, actitudes, personalidad, etc.

La vestimenta ocupada en las películas, además de ser algo necesario, también sirve como un registro; esto se debe a que el diseño de vestuario ha existido desde los inicios del cine, por lo que ha dado muchas referencias de cómo era que la gente se vestía en esa época y cómo ha sido su transformación a lo largo de los años. Claro que no todo el vestuario se tiene que apegar a la realidad, eso ya dependerá del tipo de película que se quiera hacer, ya que gran variedad de vestuarios llegan a ser creados por los mismos diseñadores sin tener ningún referente exacto, para así enseñarnos cómo se vestirían seres extraterrestres, monstruos e incluso de superhéroes si éstos fueran reales.

El diseño de vestuario fue cobrando tal importancia que en el año de 1948 fue integrado a los premios Óscar en su vigésima primera entrega. A partir de ese año, múltiples diseñadoras y diseñadores se han hecho acreedores de este premio, que conmemora su gran trabajo en sus respectivas películas.

En la actualidad, entre los múltiples profesionales que realizan este trabajo, sobresale por su gran trayectoria Colleen Atwood; a sus sesenta y cuatro años de edad, esta diseñadora ha participado en más de cincuenta producciones, volviéndose así un claro referente del vestuario en Hollywood. Estudió arte en Seattle, donde posteriormente empezó una carrera como asesora de moda, y no fue sino hasta 1980 cuando empezó a estudiar arte en Nueva York, donde sucedió su primer encuentro con la industria cinematográfica, gracias a una conocida que la invitó a ser asistente de producción en una película; y así fue como poco a poco avanzó hasta llegar a asistir a una diseñadora, para tiempo después hacerse de su primer reconocimiento por la película: A Little Sex, de Bruce Paltrow, en 1982.

Para Atwood todo iba en perfecto ascenso: durante los siguientes 8 años participó en 13 producciones, pero fue en 1990 cuando su prometedora carrera estaba a punto de dar un gran giro; sucedió mientras ella trabajaba en la película Joe Versus the Volcano, junto a Bob Welch, un diseñador de producción, quien al finalizar la película le presentaría a Atwood, con quien estaba trabajando en la película. Ya inmersa en este mundo, conoce también al director Tim Burton, quien la invitaría a trabajar en su siguiente película: El joven manos de tijera.

Atwood y Burton trabajarían juntos las siguientes dos décadas en numerosos proyectos, entre los que destacan La leyenda del jinete sin cabeza, El gran pez, El planeta de los simios, Sweeney Todd. y Alicia en el país de las maravillas (película por la cual, Colleen Atwood, ganaría un Óscar por mejor diseño de vestuario). Su trabajo junto con Tim Burton no sólo la hizo acreedora de una estatuilla dorada, sino que también provocó que su carrera se consolidara dentro de la industria del cine.

Hasta el momento, la carrera de Colleen sigue siendo fructífera, y aunque ya posee tres premios Óscar por: Chicago, Memorias de una geisha y Alicia en el país de las maravillas, más once nominaciones al premio; su trayectoria parece no tener fin, y así el cine seguirá siendo testigo de sus mágicos y extravagantes vestidos que irán más allá de la imaginación de muchas personas, dándole ese toque fantasioso a las películas, sin importar lo real de su temática, volviéndose así en un claro ejemplo de que el diseño de vestuario no sólo es una parte más de una película, sino que es un trabajo que si es hecho de manera asertiva, puede darle otro significado completo a las películas y volverlas más sorprendentes de lo que podrían llegar a ser.


REFERENCIAS

Calefato, P. (2003). Moda y Cine. Valencia: Engloba.

López, M. (2015). Colleen Atwood, la tejedora de sueños. [en línea] Disponible en: http://diarioup.com/noticias/moda-noticias/colleen-atwood-la-tejedora-de-suenos/ [14 de Febrero 2016]

Colleen Atwood. (2016). [en línea] Disponible en: https://en.wikipedia.org/wiki/Colleen_Atwood [14 de Febrero 2016]

Show your support

Clapping shows how much you appreciated En Cinta CENTRO.’s story.