¿Qué propone la Ley Fintech?

Por: Adolfo Babatz, Cofundador & CEO de Clip; Daniel Vogel, Presidente & Cofundador Bitso; Vicente Fenoll, Fundador y CEO de Kubo Financiero. Emprendedores Endeavor.

Como Endeavor menciona en su misión, el desarrollo económico de un país requiere de empresas de Alto Impacto que contribuyan con bienes y servicios que permitan a la población incrementar su calidad de vida y darles oportunidades de desarrollo. La tecnología nos ha traído una nueva forma de relacionarnos, tanto entre nosotros como con los servicios que necesitamos. Ante la masificación de los celulares y el fácil acceso a redes sociales, se ha vuelto muy común consumir información con mucho mayor frecuencia. La reducción de los costos de inversión en el desarrollo tecnológico, y el crecimiento del número de profesionistas mejor capacitados, han abierto la oportunidad de emprender con modelos antes inimaginables y altamente disruptivos.

Con la innovación tecnológica existe otro aspecto que ha quedado al descubierto para todos: la inconformidad del cliente ante los servicios financieros que consumen actualmente. Desafortunadamente, los servicios financieros no han estado al alcance de todos y su relación valor-precio está altamente cuestionada por los usuarios. Es aquí donde los emprendedores hemos jugado un papel fundamental al traer soluciones que llenen el vacío que actualmente existe.

De la mano de la innovación tecnológica se han creado empresas de servicios financieros que resuelven las necesidades reales de las personas y de las empresas. Este nuevo movimiento en el que México es el número uno en América Latina se llama Fintech.

Las políticas públicas son una de las mejores formas con las que cuenta el Estado y la sociedad para impulsar el desarrollo de actividades clave para cualquier país. Las políticas se traducen de diversas formas, pueden ser programas sociales, el sistema de salud o educación pública, y son en muchos casos las leyes con las que contamos, ya que éstas nos dan un marco sobre temas en los que podemos o no actuar como individuos o empresas.

La Ley Fintech

Ante el nacimiento de una gran cantidad de empresas orientadas al desarrollo Fintech, y la necesidad de darles a los clientes y a las empresas certeza jurídica, un grupo de emprendedores nos reunimos con las autoridades pertinentes con una nueva idea en mente la cual se resume en impulsar a México a través de la innovación financiera, y para ello desarrollar un marco legal adecuado. Esto dio origen a la creación de la Ley Fintech.

Este proceso que tomó cerca de dos años llevó a mantener un diálogo continuo entre los emprendedores y las autoridades. Se trataba de conocernos, explicar cómo la tecnología y nuevos puntos de vista permiten crear productos nuevos. Por ejemplo, el crowdfunding, donde se rompe el modelo anterior y las personas se prestan entre sí vía la plataforma, sin requerir la “intermediación”. Otro ejemplo es el sector de pagos, donde las personas se pueden enviar dinero usando una aplicación o ese dinero utilizarlo en el pago a un comercio ya sea presencialmente o vía en comercio electrónico pero sin efectivo, y más aún el uso de criptomonedas.

Esta innovación requiere de una nueva Ley, que fue aprobada por la Cámara de Senadores el pasado 5 de diciembre y está ahora en la Cámara de Diputados para su aprobación final.

¿Qué propone la Ley Fintech?

La Ley Fintech busca impulsar el desarrollo financiero a través de cuatro elementos clave: 1) creación y regulación de nuevos tipos de empresas, 2) impulsar la innovación, 3) portabilidad de información financiera de los usuarios y 4) esquema general de operación de la industria.

Instituciones reguladas:

La Ley contempla cuatro tipos de empresas. Tres en la esfera del financiamiento colectivo (crowdfunding) y dos en el sector de pagos.

En el caso de financiamiento colectivo existen dos tipos:

1. Deuda: donde las personas se prestan dinero entre sí. Un ejemplo de estas es kubo.financiero

2. Capital: donde se adquieren acciones de empresas. Crowdfunder es representativo de este caso. Hay otro modelo llamado de “asociación”, donde los participantes comparten el resultado de una actividad específica. Un ejemplo de este modelo es Play Business.

En el caso del sector de pagos tenemos dos tipos de empresas:

1. Emisión, administración y redención de saldos: permiten hacer depósitos a cuentas de una persona y usar ese dinero para enviarlo a otra ya sea para hacer pagos o transferencias. Un ejemplo de este tipo de empresas es Clip.

2. Activos virtuales: se agregan los activos virtuales (uno de ellos son las criptomonedas como Bitcoin por ejemplo) permitiendo que personas o empresas transaccionen con este tipo de operaciones. Un ejemplo de este tipo de plataforma es Bitso.

Innovación: el sandbox regulatorio

Las leyes financieras tienen como una de sus características la restricción. Es decir, sólo se puede hacer lo que está permitido a diferencia de la mayoría de otro tipo de leyes donde puedes realizar muy diversas actividades siempre y cuando no esté prohibido. Con la nueva Ley, se crea un proceso para la innovación en temas que la regulación no hubiese permitido, a esto se le conoce como “regulatory sandbox”. El sandbox permite a un emprendedor o una empresa financiera ya existente pedir un permiso temporal a la autoridad para hacer una prueba de concepto sobre alguna idea novedosa. Si esta idea es exitosa la autoridad podrá crear reglas nuevas o modificar las existentes para impulsar esa innovación.

Portabilidad de la información financiera de los usuarios

Este es probablemente uno de los aspectos menos entendidos de la ley, pero sin duda es el que puede catalizar cambios de paradigma en los servicios financieros en México. A través de APIs (Interfaces de Programación de Aplicaciones) los usuarios de servicios financieros podrán llevar su información financiera a donde ellos gusten y la podrán compartir con quien ellos deseen. Esto forzará a las instituciones financieras a competir en base a precio y propuesta de valor y no en tener a los clientes cautivos en sus plataformas.

La portabilidad parte de un principio básico: los usuarios son los dueños de su información, no las instituciones financieras. Durante muchos años la industria se ha basado en un falso paradigma: que la información es de la institución que la resguarda. Esto es incorrecto. La información es del usuario, y como tal, el usuario debe poder hacer con su información lo que considere más conveniente.

Esquema general de operación de la industria

La ley también da el marco general regulatorio donde se dan reglas de protección a los clientes, contabilidad, procesos de validación para evitar el lavado de dinero, sanciones, entre otras cosas.

Los retos que vienen para adelante serán múltiples, se deben emitir reglas adicionales que explican la ley. Los emprendedores deberemos hacer muchos ajustes en la forma de pensar y operar, ya que deberemos ajustar nuestras operaciones, sistemas y políticas al nuevo entorno. Por otro lado, las autoridades deberán crear reglas sencillas de entender e implantar, que tomen en cuenta la velocidad de la innovación y que los costos regulatorios no hagan prohibitiva la operación de las Fintech.

Continuar con esta nueva era de los servicios financieros regulando las instituciones, promoviendo la sana competencia y aumentando el número de usuarios con acceso a servicios financieros es uno de los grandes retos para un México mejor. El impacto principal de este movimiento es que desde empresas muy pequeñas se podrá cambiar la industria financiera y beneficiar a millones de personas, sobre todo los que menos tienen y que hasta hoy han sido olvidados.


Las opiniones expresadas en los artículos de opinión son las de los autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista de Endeavor México.

Para más información contáctanos en: media@endeavor.org.mx

Like what you read? Give Endeavor México a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.