Los segundos antes.

Vivimos en una constante presión por llegar al otro lado y cuanto antes, solemos poner tanto esfuerzo en ir siempre a lo siguiente que vivimos en una constante lucha y nos perdemos de los segundos antes.

Los segundos cuando sentí que el lugar de donde vengo es el mismo lugar hacia donde voy. Esos segundos antes de que tu mente empiece a contarte esas historias porque necesita de alguna explicarte algo que no tiene explicación y tú solo quieres quedarte allí sintiendo todo a la vez.

Los segundos en que los que te das cuenta que no tienes el poder para traer de vuelta aquellos días, o lo que tú eras, ni si siquiera de hacer regresar aquellas partes de mí que se fueron y que ahora no se si alguna vez fueron realmente mías.

Los segundos antes de conocer a alguien que juras viene de la misma galaxia que tú, esos segundos antes que tu mente empiece a dudar y tu corazón a temblar.

Los segundos en los que te descubrís cantando y sentís que lo que había pasado ya había pasado y lo que habías vivido ya lo habías vivido, los segundos en lo que sentís que una historia está por comenzar.

Los segundos antes de dormirte, esos segundos en que casi tienes miedo de respirar profundo porque crees que vas a desaparecer, y por espacios de segundos sonríes con los ojos cerrados porque no importa mucho lo que paso en el día, estas bien y estás en tu cama.

Y es que pintado con acuarelas me di cuenta que hay un espacio de milésimas de segundos antes que el color penetre en la hoja, justo en ese instante puedes retirar el trazo que acabas de hacer y listo, tienes un nuevo lienzo en blanco, quiero creer que la vida es así, es el presente lo que importa lo que haces hoy, lo que intentas hoy, en esta milésima de segundo todo es nuevo todo está en blanco.

En esta milésima de segundo no importa lo que hiciste o dejaste hacer, ninguna decisión pesa, no importa las cosas que quería decir pero que nunca pude decir, las cosas que intente y salió todo mal, no importa todas las cosas sobre las que quería escribir y no lo hice, en estos segundos te das cuenta de todo lo que somos capaces de hacer y te reis por haber hecho tanto drama y seguís.

Vivimos esperando porque algo grande pase cuando lo grande ya está aquí, y son esos segundos antes. Ya creceré, y seguiré y hare lo que tenga que hacer pero por ahora déjenme tomar mi leche achocolatada y disfrutar de estos segundos antes, de estos segundos antes que esta historia comience.