A soñar

Miércoles 17 de agosto de 2016 [Río de Janeiro]. 17–08–2016 podría dibujar algún tatuador en la piel de un voleibolero de ley. Ese día puede ser un antes y un después del vóley argentino, porque desde esa madrugada del miércoles 27 de septiembre de 2000 en donde Milinkovic le metió un gorrazo a Dante en Sydeny, no pasó nada igual. Soñemos, disfrutemos de poder soñar con este equipo.

Falta tan poco y tanto. Juguemos a contar los pollos antes de que nazcan, primer partido con Irán, clave para dar un gran paso para meterse entre los 4 que van a cuartos, difícil. Sigue Rusia, le metimos un 3–0 en la World League, es la única carta que podemos tirar, después nos ganaron siempre. Ahí estar 1–1 es muy distinto a 0–2, y ni que hablar que después viene Polonia, que ya no es lo que era hace unos años, pero igual hay que tirar algún milagro para ganar. Y acá nos vamos a acordar del partido con Irán, un probable 1–2 no es lo mismo que un 0–3 que hace que tengas que jugarte el pellejo contra Cuba, Egipto, dos que contaríamos a favor. Y que no pase nada raro, porque ahí si que estaríamos en problemas.

Me quedaría tranquilo si ganamos el primero. Después… el 1, 2, 3 o 4 de la otra zona… Brasil, Francia, Italia y Estados Unidos, me los imagino en ese orden, cambiaría muy poco la ecuación en cuartos, vamos de punto con todos, quizás más chances con los tanos y los yankees?. Sí, eso sería el miércoles 17 de agosto de 2016 [Río de Janeiro]. Justo ese día hay cuartos de basquet, semis de hóckey femenino, semis de fútbol y cuartos de handball entre otras cosas.

Pero que lindo sería ese 17–8–16 estar en un sillón frente a la tele, tomando mate, cerveza, vino o lo que prefieras, con tu novia, tu familia, tus amigos del club, sólo, en la escuela, la facu o en el trabajo de reojo, seguir ese resultado por Twitter, mirando un celular o parando a tomar un café en un bar y peleando para que te dejen vóley. Ver como De Cecco tira magia y habilita a Conte, como Solé se come a los centrales rivales, a Alexis desactivando saques a 120 kilómetros por hora, a algún héroe como lo fue Zornetta en los Panamericanos. Ver algún amigo o conocido que está ahí en la cancha, con su bandera. Y se te hace un nudo en la garganta porque Argentina está match point, y te transpiran las manos porque querés que se termine y salir corriendo a abrazarte con algún desconocido. Ver como se vuelve loco Velasco, como todos festejan y vos los sentís tuyos, con la celeste y blanca y en Brasil.

Solo ese 17 de agosto te pido, porque después es Seul 1988 o Sydney 2000, disfrutar, luchar por una medalla, pero ya estás ahí, ya tenés dos partidos para la gloria. Soñemos, soñemos y arranquemos ganándole a Irán porque sino esto se transforma en una pesadilla.