Billete Mata Control

Como Vaya Viniendo Vamos Viendo.

Esta es una de las frases celebres de esta crónica que relata la realidad de Venezuela; el abordaje de este tema no quedó en el pasado, sigue vigente en la actualidad, a pesar de ser una historia construida a finales del siglo XX. Esta fábula narrada por don lengua, encargado de transitar las calles, ver y sentir de cerca la situación social, política y económica del país, en aquel momento. No obstante, los rasgos de la Venezuela presente, llena de agonía, tristeza y desesperanza, constituyen la validez de la novela; pero, con una marcada diferencia, los Don lengua de esta época somos nosotros, quienes día a día padecemos las mismas circunstancias en las calles, con altos niveles de inseguridad, violencia y represión social y comunicacional.

Cabe destacar que por estas calles, es un legado para el venezolano. Esta novela de una u otra manera revolucionó a la sociedad. A través de ella, surgen otros modos de pensar y mirar; cambia la cultura social y política, se propone otra manera de reclamar. De este modo, la idiosincrasia del venezolano acerca del gobierno de turno cambió y, su comportamiento se orientó desde los preceptos que marcaban la pauta diaria de la novela, considerada como un noticiero novelado para un país poco habituado a la lectura.

Llegando hasta aquí, es preciso destacar a Euromar y Eloina, personajes representativos de un pueblo invisibilizado, cuya voz era silenciada; oprimida en su lucha por las relaciones del poder establecido. Simbolizado por: don chepe y lucha, en cuanto al poder económico y político; así mismo, el Dr. Valerio, significaba la corrupción del sistema de salud.

El contexto vivenciado cotidianamente en nuestro país, permite precisar la existencia de muchos Euromar y Eloina, reflejados en el combate vivido a diario por hombres y mujeres de barriadas, calles y grandes urbes, haciendo filas para adquirir productos para su alimentación, medicinas y otros enseres requeridos en su diario existir. Voz que sigue invisibilizadas en la represión y la intolerancia social y política; negación a los derechos de un pueblo a mejores fuentes de trabajo, viviendas dignas, salarios decentes para los profesionales de la república. De igual manera, don chepe y lucha se mantienen vivos en la corrupción imperante en un estado de cosas sin sentidos que reflejan el caos gubernamental, en todos sus sentidos.

de igual manera, el dr Valerio vivifica sustancialmente la corrupción en el ámbito de la salud pública, manifestado ahora, no sólo en el robo de equipos de salud, sino también, en la ausencia de medicinas de importancia vital para la atención de enfermedades, discriminándose derechos fundamentales y universales.

Todo lo plasmado en el aparte anterior, esta develado en el papel de la Dra. Casado, quien visibiliza la corrupción en el ámbito penal y judicial, reflejado en el abuso de poder, compra de consciencia y constitución de supra poder judicial, hechos estos, vivenciados en la forma como se conduce y actúa el poder judicial en Venezuela.

Para cerrar y a modo de reflexión, es necesario hacer la siguiente consideración, por estas calles representó y representa la voz de los que no tienen, los ojos de los que la sociedad mutila y el pensamiento de quienes anhelan un mejor porvenir. Por estas calles, refleja el ayer de una sociedad corrupta y el hoy no sólo de la corrupción galopante, sino también la soberbia estadal, la ceguera, la indolencia y el clamor de un pueblo que piensa, aspira y sueña con un mejor porvenir.

Estos personajes surgieron en una televisión que se imponía al poder y asumía la voz de los sin voz. Hoy por estas calles, novela que en muchos de sus capítulos es como si relatara la dura verdad que ahora se está viviendo en nuestros país, que los entes gubernamentales se encargan de esconder para mantener un pueblo pasivo y sometido ante sus decisiones, decisiones que se toman manteniendo al pueblo fura de ellas, provocando que el venezolano sufra las consecuencias, que alcanzan muchas veces a los niños. Por estas calles conto, cuenta y seguirá contando la realidad de nuestro país y como relata la actriz Violeta Alemán “hay calles que no se transitan mas, hay calles que quedaron en el olvido, hay calles que se hicieron a oscuras”. Y ahora mas q nunca hay calles q siguen olvidadas.