Expectativas de un todo

No siempre las cosas suceden como las esperamos, solo como deben pasar.


Bien llamada “la carretera hacia la luna” E.E.U.U.

Desde que somos concebidos podemos dar cuentas como seres humanos, según estudios se sigue indicando que somos la única especie capaz de razonar como lo hacemos, hay muchas teorías que se pelean por tener la verdad absoluta, por ejemplo, siempre en mente se tienen esas dos guardianas de su verdad, en una de ellas tenemos como eje principal el “Evolucionismo”, en la que participan infinidades de científicos para aportar datos acerca de ella, claro, en el tiempo moderno lo que se conoce acerca de toda la “historia” gira entorno a un personaje, un hombre común que a pesar de no ser de los más aplicados estudiantes sus ideas se destacaron del resto y ahora su nombre retumba en todos los rincones.

Charles Darwin, quien a la edad de 40 años aportó un trabajo llamado: “El origen de las especies por medio de la selección natural, o la preservación de las razas preferidas en la lucha por la vida”. En este trabajo o teoría estableció que la explicación de la diversidad que se observa en la naturaleza se debe a las modificaciones acumuladas por la evolución a lo largo de las sucesivas generaciones, es decir, lo que trató de decir en pocas palabras: todos los atributos y habilidades que poseemos en nuestra especie se desarrollaron debido a las incesantes evoluciones de las especies primitivas a lo largo de la historia, claro está que así como fue un gran impacto a la sociedad del siglo XIX, XX y el actual, por su aporte también tuvo muchas críticas que siguen perdurando en el tiempo, los más implacables en no aceptarla fue la comunidad cristiana ya que la encuentra incompatible con el relato indicado en la biblia en su libro de Génesis, en el cual centran sus bases aún en la actualidad con algo bien conocido por todos o al menos imagino han oído escuchar de la “fe”.

Esta disputa por la verdad aún sigue evolucionando y desarrollándose, pienso que cada quien tendrá su verdad acerca de esto, será una lucha infinita por comprobar nuestro origen, más allá de eso, algo que pasa a veces por debajo de la mesa es una palabra llamada expectativa, esta palabra cuando la analizas un poco puedes darte cuenta de que es un “universo”en su sentido absoluto, pero ¿Por qué lo digo? Bien, mis razones están dadas debido a que desde que nacemos se nos inculca algo llamado el futuro, o nunca un familiar el cual quizás poco conocían se les acercó en una reunión familiar, allí donde te hacen esas preguntas, mirándote fijamente preguntó: ¿Papaíto, que quieres ser cuando seas grande?, este es un ejemplo de muchas maneras que tenemos de encontrarnos con este concepto, las respuestas más frecuentes son; ¡Quiero ser astronauta!, ¡Yo bombero!, en mi caso recuerdo que fue a una edad de más o menos 7 años, comía en casa de un amigo, en la mesa yacíamos él, su madre y yo, tenía bastante confianza con ellos en ese momento, espontáneamente surgió esa pregunta incluso antes de que fuera mi madre o mi familia quien lo hiciera, pues, yo respondí con la inocencia que me caracterizaba, ¡Yo quiero ayudar a mucha gente!, a tal gesto de ternura ella prosiguió: pero, como crees que podrías ayudar a mucha gente?, a lo que me emocioné y le dije, ¡Pues así como Spiderman, quiero ayudar a la gente!, esto recuerdo hizo que soltara una carcajada y todos en la mesa reímos en un efecto dominó, a mi entender fue un momento memorable y lo rememoro en este momento porque justamente de eso quiero hablar, ahora que lo analizo, en la realidad actual, a medida de tu crecimiento físico y mental, van transcurriendo diferentes circunstancias en la vida, en pocas palabras, se te corta la inocencia de un día para otro, pues en eso se basa la sociedad actual, en tratar de agilizar cada vez más los tiempos y que madurez cada vez más rápido, esto desequilibra los tiempos acerca de tu crecimiento personal y por lo tanto te hace saltar etapas en tu vida las cuales debieron pasar o más lento o más rápido, esto explica mucho de lo que vivimos hoy en día, lo cual se podría explicar en una precocidad en general, me refiero a precocidad intelectual, familiar, y entre muchas otras, y a esto quiero llegar, claro, para no hacerlo demasiado largo me centro en esa experiencia que tuve y a la cual indico que escondido allí tenía ya a esa corta edad la expectativa de ser alguien que pudiera ayudar a millones de personas con súper poderes en mi haber, pero claro, pasaron los años y me pareció una idea estúpida, distintas circunstancias y lo que era para mí una vocación se convirtió en un sueño de inmadurez, pues en eso se ha convertido todo, en madurar y dejar ese niño interior muy enterrado, ahora bien, desde hace un tiempo he tenido una especie de presentimiento el cual me indica que todo no debe seguir de la misma manera y ahí está mi idea principal, me refiero a que esa expectativa que murió hace mucho de algún modo renació y me indica que esa inocencia puede ser moldeada y practicarse en mi realidad, es decir, si me pongo a analizar, todas esas ganas de ayudar y trascender siguen estando allí, la manera de ayudar es la que ha cambiado, eso sí se ha moldeado, eso sí debe tener su toque realista, pues la forma de ayudar que he encontrado ahora en este momento es guardar un poco de tiempo e invertirlo en esta, mi ayuda para con todos, no es más que con mis propias experiencias, tratar de que ustedes, los lectores se sientan identificados y como yo, reflexionen acerca de este tipo de cosas, la inocencia no se puede referir solo al hecho de ser niño, también podemos guardar de esa inocencia e imaginación a una edad más avanzada, sin que sea incoherente, sin darnos cuenta mandamos a callar a ese niño que éramos, por tanto ese niño interior sigue en su lucha por ser escuchado, a veces limítate a escucharlo, sé que no seré Spiderman pero al menos espero aportar un grano de arena más, grato seria que de verdad puedan entender mi punto y de algún modo aplicarlo a su realidad, me despido con una palabra clave: Autogestión; Indica la forma de trabajar activamente en el desarrollo y funcionamiento correcto de una circunstancia en cuestión.