Transformación digital de un Marketing Manager corporativo

En las grandes compañías el perfil de Marketing Managers es claramente conocido. Sigue una progresión lineal constante con ciertos grados de libertad en áreas colindantes: Becario, Brand manager junior, Brand manager senior, un paso como KAM, Marketing Manager o Product Manager… y finalmente Marketing Director. Una progresión lógica y necesaria para poder desarrollar marcas y negocios en el entorno corporativo con éxito debido a haber vivido muchos lanzamientos previos, de marca, de producto, de campañas.

Pero, ¿puede un Marketing Manager corporativo performar en un entorno digital donde lo que prima es la Generación de Demanda?

Aquí encontramos el reto de la transformación digital del grueso de profesionales que tras años de carrera, aprendizaje y crecimiento se encuentran en que en el momento de generar o liderar estrategias donde invirtiendo Z€ puedan conseguir Y Leads que supondrán 5 x Z€ en ingresos fracasan estrepitosamente. Mientras que el story telling, la marca y seguramente el modelo de negocio puedan parecer potencialmente perfectos aun no estar validados por el mercado.

Pero en el Long Tail el awareness ya no es necesario, aunque siempre bienvenido, la Brand Equity te la construyen, para bien o para mal, los usuarios y clientes. Asi que lo que esperas del equipo de Marketing son estrategias de inbound marketing, generación de contenidos y sobretodo METRICAS para que el equipo de ventas pueda darlo todo de forma eficaz.

Por lo que, para un corporate marketing manager, la Transformación Digital parece un serio reto, incluso inalcanzable pero que que puede acelerarse mediante side projects, o proyectos personales, donde experimentar y crecer trabajando directamente en aquello que se sabe se le exige y que hoy delega a ojos ciegos en un hoodie del equipo digital de la agencia. Un proyecto donde poder confirmar que su bagaje es sumamente útil a la par que secundario y sobretodo donde descubrir que en Digital se pueden hacer infinitas acciones y casi casi casi todo se puede medir, con lo que la seniority ya no es solo la experiencia de mil y un lanzamientos sino la capacidad de hacer que las cosas funcionen gracias a métricas, datos y KPIs generados por mil y una hipótesis lanzadas.