Contrafrente

¿Es quizás la búsqueda de respuestas el motor que nos mantiene vivos? Como un loco que se responde solo frente a un texto puedo gritar (obvio que no estoy tan loco para hacerlo): no, y definitivamente no.

Entonces… ¿qué nos sostiene con vida?

En mi afán por responder (y publicar) mis propios conflictos puedo esbozar una pobre hipótesis. Lo que nos sostiene vivos o despiertos es, sin duda, preguntarnos. Intentar saber no a través de las respuestas sino a través de las preguntas.

“Pero si durante toda nuestra vida nos enseñaron solo a responder”, podrías argumentarme con todo el derecho y la lógica del mundo. ¿Por qué pensar en el valor de las preguntas?

Es que las respuestas son el frente (te susurraría al oído). El lado careta de la vida. La versión que da la cara, que se muestra, que se expande y que necesita aprobación. Esa aprobación que nos mantiene alegres, facheros, con un ego relativamente bueno como para subsistir. Pero es solo eso…el frente. Simplemente el frente. Nada más que el frente.

Detrás de él. Escondido. Agazapado. Con olor a siestas con chicharras y niños chapoteando en pilopinchos. Descansa la gran generadora de vida, de continuidad, de ganas, de lucha, de curiosidad…Allí en el contrafrente están las preguntas. Lejos del ruido molesto de los autos, de los balcones diseñados para ostentar, de las miradas que nos juzgan. En el contrafrente está la verdadera gestación de lo simple y hermoso que es vivir. Está la motivación por entender que es solo la búsqueda por nuevas preguntas el verdadero motivo que nos sostiene en este mundo. Que nos guía por nuevos senderos, por nuevos deseos, por nuevos sentimientos, por saber. Por hallar el destino… Por entender los sueños… Por confirmar que en cada búsqueda existe un detrás. Un eterno generador de preguntas, tan eterno como la vida.

Y es allí donde entendemos que el contrafrente de la conducta …es el cerebro. De la vida …el corazón. De la amistad… los mates. Del trabajo.. las ideas (Así podría estar 3 días).

Y es allí donde siento que quizás el saber más importante sea aceptar que el contrafrente de la belleza sos vos.

Y que es ahí es donde elijo estar… Tan lejos de todos tan cerca de vos.