La motivación: el problema.

Sobre la situación en Venezuela.


Toda esta semana ha sido increíblemente difícil debido a los acontecimientos ocurridos en Venezuela el pasado 12 de Febrero.

No he podido concentrarme en el trabajo, no e disfrutado ningún día de la semana, cada minuto siento la necesidad de revisar el Twitter o algún otro medio de comunicación como Facebook.

Esta falta de información, hace que uno tenga que verse obligado a reforzar la credibilidad en la gente, y confiar en el tweet del otro. ¿Hasta cuándo estaremos así? ¿No es más peligroso informarse por un medio tan irregular y tan volátil como el Twitter? ¿Quién no ha compartido una noticia, foto o vídeo que por desconocimiento resulta ser falsa?

Y como no molestarme cuando veo que las cadenas de noticias internacionales mencionan en sus reportes únicamente lo que los noticieros a favor del gobierno reportan, por que sencillamente el resto está reprimido, y con miedo de que el canal sea sacado del aire.

Y para empeorar la situación existen esas personas que sin tener el mínimo conocimiento de lo que ciertamente ocurre en el país, tildan nuestras pruebas, vídeos, fotos, cartas como inválidas e insuficientes, que por que fue grabado por un celular, o por que es transmitido únicamente por Youtube, y es que al parecer se les olvida que es el único medio por el cual nosotros los estudiantes, o jóvenes podemos mostrar lo que sucede en el país.

Son tantas las rabias e impotencias que he sentido a lo largo de estos años, por que esto no es de ahora, estamos hablando de algo que empezó en el 2003, con lo de la lista tascón, que por si se les olvido esta lista apareció cuando se propuso el referéndum, se recolectaron firmas y lastimosamente aquel trabajador que firmó fue destituido de su cargo en los servicios públicos del gobierno, y aquella persona que aplicó y que también firmó, se le denegó el puesto de trabajo.

Que me diga un experto en la materia ¿Qué clase de futuro dentro del ámbito de “paz” le espera a Venezuela? por que es que yo solo veo venir violencia, injusticias y más pobreza, a menos que nos dejemos doblegar por supuesto y sigamos reprimidos y olvidemos todo lo ocurrido.

Es una situación muy lamentable.

Yo no tengo problema en que el pueblo pobre quiera seguir siendo pobre, pero ¿Qué por su desinterés e ignorancia se estén llevando el país entero a la miseria? ¡No, lo siento pero no!

Y es que el ahora no es el problema, el verdadero problema es el después, por que cuando a los pobres les falte el pan, allí es cuando van a despertar.
Cuando se les acabe la fiesta a los corruptos, todos nosotros vamos a tener que volver a construir el país, desde lo mas bajito, bloque por bloque, y probablemente sean nuestros hijos, quienes tengan que hacerlo.

Y pues el gobierno encantado, por que los únicos que no se ven afectados son ellos mismos obviamente.

Entonces asumimos que la clase baja considera que es mejor tener un grupito de personas de clase alta gestionando todos los poderes y el resto del país pues pobre, hundidos en la miseria, por que es que la clase media se está extinguiendo, si es que ya no lo esta.

El problema más grande es que mientras el país continúe endeudándose, la clase media busca oportunidades de vida en otros países.

Aquellos países son los que van a resultar ganando en la cruda batalla contra la crisis económica, porque ellos recibirán a esos estudiantes ya graduados. Lo que viene siendo una tremendo negocio para el país, imagínate importar profesionales calificados, a cambio de nada, sin tener que invertir en su educación.

Profesionales que están dispuestos a trabajar cuando sea y en donde sea, con tal y tener una mejor calidad de vida, y mientras tanto Venezuela quedándose sin profesionales, y sin dinero.

Sin embargo la gente honesta que yo conozco tiene amor y compasión por todo y con todos, yo se que perdonar no será tan difícil, nosotros solemos olvidar muy fácilmente, y por ahora luchemos por el presente y el mañana, que si la Dictadura persevera, pues al menos se tiene que intentar luchar. Y por más que ya muchos estén cansados de esa frase que Henrique Capriles tanto repite “no violencia” es la realidad, para luchar no hay nada mejor que las palabras.

Hay algo que debo admitir, y es que en estos tiempos de miedo, inseguridad, injusticias, estos tiempos difíciles, son esos los tiempos en donde se descubren nuevos talentos, nuevos líderes, nuevos escritores, nuevos artistas, gente con verdadera vocación, gente que de el ejemplo en Venezuela.

¿Cuanta gente talentosa ha dejado ir Venezuela en estos últimos años? , ¿Con cuanta creatividad han acabado las Universidades y las Escuelas, con su programa de estudio tan desactualizado?

Venezuela necesita no sólo un cambio de política, si no un cambio en la Educación de los Venezolanos así como también un cambio en la lista de nuestras prioridades como seres humanos.

Los Venezolanos necesitamos un sistema público que sirva.

Nos falta la seguridad, seguridad en todos los sentidos, no solo aquella seguridad que sí sales de rumba en la noche llegarás sano y salvo, si no seguridad en nosotros mismos.

Los venezolanos necesitamos ser más estrictos, comprometidos con el país, hacen falta chóferes de buses que se detengan donde debe ser; en la parada, taxis que respeten las señales de transito, peatones que caminen o crucen la calle a través de la pasarela, en conclusión que se respeten las leyes en todos los sentidos, por que a un venezolano le encanta citar los derechos, pero ¿que paso con los deberes?¿Quien vela por ellos?

Existen tantos detalles que aún nos falta por aprender, que tenemos ese deseo alocado de querer que el gobierno haga magia y de un día para otro el gobierno solucione el problema de cada Venezolano.

Si tan sólo motivaran a los educadores a ser mejores profesores, a los estudiantes a ser mejores profesionales, o incitar al niño a explorar aún más, pienso que la sociedad Venezolana seria otra.

Motivación, al parecer esa es la primera falla de todo el sistema.

Invito a todos los Venezolanos a encontrar una motivación.