Yo también tuve un año de muchas respuestas sabés?

Gracias a mí.

Gracias a vos.

Gracias a la semi — iluminación ( “semi” porque aparte de que no soy Buda, cada día que pasa entiendo que en realidad no sé ni picha) inducida por incontables horas de terapia, de meditación, de hablar, de verme a mí misma como soy… y en lugar de descomponerme en mil partes y analizar cada una opté por verme como un todo, como el puntito minúsculo que soy en un universo infinito lleno de seres diversos que no hacen más que enseñarme cosas que me llenan de vida…y de más preguntas.

Hoy, gracias a eso soy un puntito feliz, entiendo que hay días que me gustaría poder vivir 1000 veces y que también hay días que me gustaría morir 1000 veces, desaparecer del mapa… pero aprendí que al final de todos los días es justo y necesario cerrar los ojos y decir gracias, y se le dice gracias a Dios, y a los que querés y a vos misma porque puta mae, ahí estás, viva, llena de estrellas y de luz, viviendo en un mundo en el que cada segundo que pasa trae algo nuevo.

Aprendí a aceptar el cambio y que está en mí y sólo en mí ser mejor siendo yo, todo el día, todos los días, poniéndole amor y salsita a todo.

En el 2015 perdí mucho, y cada pérdida me trajo ganancias que me hicieron agradecer que perdí….y todos los días gano un poquito más.

Y todos los días pierdo algo

Y luego encuentro algo nuevo

Así es la vida no?

Gracias vida por enseñarme que nada pasa por casualidad.

Like what you read? Give Fer Muñoz a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.