Tres décadas de la hazaña de Urbano Lugo Jr.

Padre e hijo usaron el número 8

Hoy se cumplen 30 años de la hazaña más importante en la historia del Béisbol Profesional Venezolano. Urbano Lugo (hijo) sellaba el campeonato número 12 para los Leones del Caracas con un “No Hit, No Run”, convirtiéndose en el primer lanzador en hacerlo en una final.

Urbano emulaba a su padre el cual consiguió lanzar el primer juego sin hits ni carreras de la pelota rentada venezolana 14 años atrás. Otro aspecto importante en ambas proezas fue el receptor, Baudilio “Cambao” Díaz fue el catcher en ambos juegos (padre e hijo).

Los Leones alcanzaban un campeonato épico no solo por el juego sin hits ni carreras, sino por el hecho de haber barrido la serie final (4–0) ante los Tiburones de La Guaira los cuales habían sido campeones la temporada anterior (85–86) en siete juegos sobre el conjunto caraquista.

Caracas cobraba así venganza del año anterior y añadieron otro ingrediente a la lista de hitos que enaltecían la ya de por sí final más emblemática en la historia de la pelota criolla: Le pusieron punto y final a “La Guerrilla”.