¿Deberíamos apoyar las campañas monotemáticas?

Una campaña monotemática es una campaña que sólo denuncia una forma concreta de explotación animal y que al mismo tiempo decide ignorar el resto de dicha explotación. Las campañas antitaurinas, las campañas en contra del uso de pieles, o las campañas contra la caza, son ejemplos de ese tipo de campañas.

Las campañas monotemáticas son problemáticas porque hacen creer que hay formas de explotación animal que son mejores o peores que otras, pero también porque fomentan la mentalidad especista, es decir, fomentan que la gente siga discriminando a los animales según su especie y que crean que algunos animales merecen una consideración especial sobre otros. Por ejemplo: una campaña en contra del uso de cetáceos en espectáculos. Esta campaña es claramente especista: privilegia a los cetáceos e ignora al resto de animales que padecen la misma injusticia. La campaña no es en favor de los animales sino sólo en favor de los cetáceos. Esto es equivalente a promover una campaña en contra sólo de la violación de las mujeres blancas, excluyendo al resto de víctimas de la misma injusticia por no ser de la misma raza.

Pienso que el argumento de que esta campaña tiene un supuesto valor “estratégico” no puede servir para vulnerar principios éticos básicos. Eso sería pensar que el fin justifica los medios, que es precisamente la forma de pensar que apoya la explotación animal. Si consideramos que el especismo es un error moral, y que toda explotación animal es una injusticia, entonces por coherencia no deberíamos apoyar ninguna campaña que discrimine a los animales según su especie. Es una cuestión de coherencia elemental. Además, ¿cómo vamos a lograr que la gente deje de pensar de forma especista fomentando que sigan pensando de esa forma? No tiene sentido.

Además, si evaluamos la efectividad de esas campañas desde una perspectiva puramente práctica veremos que son campañas fracasadas en su gran mayoría. No consiguen los objetivos que pretenden y a menudo provocan efectos contraproducentes. Por ejemplo, las campañas en favor de prohibir el uso de primates en la ciencia hacen excepciones en algunos casos y fomentan que sean utilizados otros animales en su lugar. ¿Eso es una “victoria” para los animales o es más bien una terrible derrota?

Difundiendo el veganismo podemos fomentar el respeto hacia todos los animales, sin discriminación de especie, y podemos lograr la liberación de todos ellos a la vez, logrando que la gente retire su apoyo a la explotación animal, que es lo que realmente causa esta violencia contra los animales: la demanda.

Difundiendo el veganismo podemos lograr erradicar progresivamente el prejuicio del especismo y que la gente deje de clasificar a los seres sensibles según la especie a la que pertenezcan y que tengan en cuenta sólo su capacidad de sentir.

Pero apoyando campañas especistas y monotemáticas no me parece que podamos lograr esto sino que más bien estaríamos dificultando la difusión del veganismo.

http://filosofiavegana.blogspot.com