RFC

Cuenta una leyenda urbana que si vas a alguna dependencia pública y te atienden de manera amable y eficiente, puedes pedir un deseo. Hace un año, necesitaba tramitar mi pasaporte, sin embargo me pedían mi RFC; lo primero que pensé “¿De dónde lo saco si no trabajo?”. Imaginen mi situación, tener que ir a dos secretarías públicas: “¡Qué fastidio!”, pensé. Obviamente iba predispuesta a ser atendida por burócratas malhumorados.

Créanme que mi último 11:11 ha sido “Un servicio más eficiente y amable en las dependencias de gobierno”. Pero mientras mi deseo se vuelve realidad, quiero compartir con ustedes cómo agilizar el trámite del RFC para que al menos, ahorren tiempo y energía.

Comencemos por el inicio, el RFC (Registro Federal de Contribuyentes) es una clave que identifica como contribuyentes a las personas físicas o morales en México para controlar el pago de impuestos frente al SAT, el Servicio de Administración Tributaria.

El trámite es gratuito y se hace vía Internet, sólo requieren tener a la mano su CURP y saber su dirección (no sólo me refiero a la calle en la que viven, también a las calles paralelas y su código postal).

  1. - Entran a www.sat.gob.mx/Paginas/Inicio.aspx. En la parte superior derecha de la página está Inscríbete en el RFC Cédula de Identificación Fiscal, eligen esa opción para poder llenar el formulario para su inscripción.
  2. El siguiente paso es ingresar su CURP y los caracteres de la imagen.
  3. En seguida, aparecerá un formulario que deberán llenar. En caso de que no trabajen, se registran sin obligaciones fiscales, de lo contrario dependerá de su actividad económica el régimen que deberán elegir.

Si en la primera página, en la parte inferior les aparece una leyenda azul que dice “La CURP ya existe en el padrón de contribuyentes con el RFC…”, no es necesario que vuelvan a llenar la solicitud de inscripción.

Una vez que confirmen sus datos, tendrán un acuse de inscripción, sin embargo éste no tiene validez oficial aunque mencione su RFC.

Para su Constancia de inscripción en el RFC (que es la que sí tiene validez oficial), se necesita una “contraseña” que sólo se genera en las oficinas del SAT para acceder vía Internet a la impresión de la constancia.

La contraseña es de ocho dígitos y no sólo les permitirá imprimir cuantas veces deseen su constancia del RFC, sino también cambiar de actividad económica, aumentar o disminuir sus obligaciones fiscales e incluso suspender su actividad económica: ¡Todo por Internet!

El trámite de la contraseña es de los más rápidos del SAT, en cuestión de minutos el sistema la valida. Es importante que cuando vayan a solicitarla cuenten con alguna identificación oficial vigente (INE, pasaporte, licencia de manejo, Cédula Profesional o Cartilla del Servicio Militar) y correo electrónico. No es necesario hacer una cita para este trámite.

Deseando que les sea de utilidad…

Fabiola Díaz

Like what you read? Give Financiera Mente a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.