Mi empresa al borde de la quiebra, ¿Qué debo hacer?

Momentos difíciles requieren acciones precisas, rápidas, pero sobretodo inteligentes.
A este momento ya pasaron los tiempo de evaluación profunda de los estados financieros, la medición del flujo de caja de la empresa o el ajuste de las pérdidas a través del tiempo de vida de dicha empresa.

Pocos momentos son tan críticos en el ambiente empresarial como el estar cerca de quebrar, se requiere de un plan de acción rápido que desglosaremos en 3 puntos.

1. Completa evaluación financiera del momento que se está viviendo:Es un paso muy sencillo para algunos, complicado para otros, evaluar los ingresos del momento (reales), las cuentas por cobrar ejecutables en el futuro inmediato y los activos que puedan ser realizables (vehículos, mobiliario y equipo) que no estén actualmente en uso, por otro lado observar las deudas (documentos por pagar, proveedores, préstamos, líneas rotativas de crédito, hipotecas, etc.)y los gastos (servicios básicos, planilla, alquileres, etc.) y tener el panorama financiero básico cuanto es el ingreso realizable y cuanto es egreso realizable. Apoyado en los estados financieros Balance de situación General, Estado de Flujo de Efectivos y Estado de Resultados, la información financiera que obtenga de dicha evaluación será clave y vital para la toma de decisiones empresariales.

2. Toma de decisiones: Media vez tengamos un panorama financiero lo que se debe hacer es empezar a pensar, son tiempos de reuniones con gerentes o personal que conoce el funcionamiento completo o funcionamientos específicos de la empresa, de este tipo de reuniones generalmente salen las ideas que pueden sacar a flote las finanzas de la empresa, ideas como renegociación de la deuda a corto plazo (préstamos a corto plazo, líneas de crédito), renegociación en tiempos de pago a nuestros proveedores, reactivación o venta de nuestra base de datos de cuentas incobrables, reducción en gastos del mes que puedan ser superfluos (decoraciones, jardinería, internet en algunos casos, etc.), reducción en gastos básicos, venta de mobiliario y equipo o activos ociosos, obviamente siempre habrán decisiones dirigidas al pago de planilla, bonos, incluso a recorte de personal que deben ser consensuadas y consultadas con los jefaturas directas de dichos trabajadores, pero muchas veces es un respiro económico necesario para poder salir a flote.

3. Ejecución de las decisiones tomadas: Puede parecer tonto y ridículo pero ciertamente los cambios austeros más básicos como son la reducción de gastos de la empresa tienen que venir primero y no los que afecten directamente a la mano de obra (que debe de estar consciente de que los cambios hechos por la dirección general es para lograr rentabilidad y seguir siendo su fuente de trabajo) luego gradualmente es van llevando a cabo los cambios que puedan asegurar que la empresa siga a flote.

Si bien no hay una varita mágica, ni una estrategia que tenga 100% éxito en el rescate una empresa al borde la quiebra, esperamos que estos 3 puntos sean de ayuda.

Mis mejores deseos de éxito para usted y los suyos.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.