¿No sabías? Estas son las 10 razones por las que no te contratarían

¿Alguna vez te has preguntado por qué hay personas que van a reiteradas entrevistas de trabajo y aún así no consiguen el tan anhelado contrato?

Como en First Job no queremos que esto te pase, te contamos las diez principales razones de por qué no te contratarían. Toma papel y lápiz y anótalas, ¡para que nunca se te olviden!

1. Si hablas mal de la empresa en la que trabajaste antes, o peor aún, si dices cosas poco amables de tu ex jefe. Si eres desleal con unos…¿por qué no lo serías luego con otros? ¡Ojo con lo que dices!

2. Te lo dijimos cuando te dimos los consejos para mejorar tu CV, pero te lo repetimos: si dices una mentira, por pequeña e insignificante que sea, o encuentran algún dato inexacto o incluso exagerado en tu currículum, perderán toda la confianza en ti. Imagina, si mientes en la entrevista, ¿cómo va a ser después?

3. Seguramente esto lo has escuchado antes. Si te preguntan “¿qué sabes de nosotros?” y tu respuesta indica que en realidad es poco lo que conoces de la organización, o si no tienes idea sobre sus productos o servicios, lo primero que va a pensar la persona que te entreviste será que no te interesa para nada, o peor aún, que no te has tomado la molestia de saber más de ellos.

4. Si durante la conversación hablan de ética o valores y tu posición no queda clara frente a asuntos de ese tipo, o no defiendes con firmeza tus valores. ¿Será que estos aspectos no son tan importantes en tu vida y por eso eres tan flexible al hablar de ellos? Debes tener una postura estable y segura respecto a lo que piensas.

5. Este punto es, quizás, uno de los más difíciles. Si no sabes decir claramente por qué quieres trabajar en esa empresa, o si la razón que das es vaga –o netamente económica-, no te contratarán. La organización prefiere contratar a alguien que le apasione lo que hace, y que los considere como una primera opción atractiva y de largo plazo. Si te ven apático, sentirán que nada de lo que hacen te entusiasma.

6. Si dices que no hablas inglés y te justificas diciendo que en tu colegio no lo enseñaban o que el nivel era muy básico, asumirán que ahora, siendo adulto, no estás dispuesto a esforzarte por aprender cosas nuevas para superarte. Si demuestras que no tienes curiosidad y ganas por saber más, o que no tienes la ambición por desarrollarte, hazte la idea de que no te contratarán.

7. ¿Cuando eras niño tus papás te decían “lee algún libro”, “revisa el diario, infórmate de las noticias”, “en algún momento te va a servir”?… Si les hiciste caso y tienes la buena costumbre de al menos leer un libro por semestre o estar enterado de la contingencia, ¡felicitaciones! Si quien te entrevista te pregunta “¿qué lees?” y respondes que no te gusta hacerlo, asumirán que eres incapaz de ir más allá de lo evidente en busca de respuestas a preguntas importantes para el negocio y la vida. ¿Cómo podrías resolver problemas si no valoras el conocimiento o no tienes inquietud por buscarlo?

8. Esta es una de las preguntas que, en su mayoría, más complica a quienes postulan a un nuevo trabajo: “¿cuáles son tus defectos, áreas de oportunidad y debilidades?” Si dices que no los tienes o que no sabes cuáles son, estás perdido. Si no haces introspección o crees que eres perfecto, no encajarás nunca en ningún equipo.

9. Si te preguntan por errores que cometiste y en vez de aceptarlos y contar lo que has aprendido de ellos los justificas o buscas disculparlos, lo más probable es que duden de tu madurez u honestidad. Todos necesitan trabajar con personas capaces de admitir sus errores, asumir responsabilidad por las consecuencias de los mismos y, sobre todo, capaces de aprender de ellos.

10. Por último, si no sabes cuáles han sido tus logros o si no eres capaz de cuantificarlos para entender tu contribución a los resultados, se les hará muy difícil comprender el valor real que eres capaz de agregar. Bueno, y si hablas de tus logros como si tooodo lo hubieras hecho solo, lo que preocuparía sería tu capacidad para trabajar en equipo. Mantén un equilibrio.

Ahora que sabes las causas de un posible fracaso en una entrevista de trabajo, es hora de que le dediques tiempo y prepares bien tus respuestas. ¡MUCHO ÉXITO!

Extraído de Linkedin.com

Like what you read? Give First Job a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.