Una buena idea en papel.

Porque deberías escribir.

Cuando era un niño, mi abuelo (un viejo judío encantador) daría notas escritas a mano a simplemente todo persona con la que entraba en contacto. Esto no es una hipérbole: íbamos a hoteles y el hombre escribiría notas en caligrafía para las personas en el mostrador de recepción solo para hacerlos sonreír. Dejaba notas de aliento a la camarera que había conocido hacia una hora. Las personas siempre se me acercaban para decirme la suerte que tenía al ser nieto de Bob Sackman, como si fueran un tío o una tía lejana que nunca había conocido. Cuanto más viejo me hago, más increíble y entrañable que parece.

Mi abuelo pasó toda su vida escribiendo cosas para hacer sentir bien a las personas.

Pienso en eso seguido. Él falleció, pero personas de todo alrededor del mundo todavía tienen sus escritos en papel, pequeños pedazos de él que fueron escritos específicamente para ellos. El efecto que él tenía en ellos era monumental. Demonios, el efecto que tuvo en mi fue siempre monumental.

Él me hizo querer escribir. Y él me enseñó que la única razón que necesitaba para escribir era porque, "porque."

Entonces, un día, empecé a escribir para ganarme la vida y experimente el conflictivo momento cuando tenía problemas para encontrar mi “porque”.

Siempre es tan mezquino, ese momento.

"No tengo ninguna buena idea."

"Yo no tengo nada interesante que decir."

"Voy a escribir mal una palabra y la gente me va a juzgar por no ser el mejor en no cometer errores en mi escritura, todo el tiempo, siempre."

"Voy a utilizar incorrectamente efecto / afecto como pude haber hecho anteriormente. Mierda, ¿Usé incorrectamente efecto / afecto? "

“Las personas van a destrozar cualquier cosa que diga y lastimar mis sentimientos”.

Todos estas son terribles, horribles, para nada buenas, muy malas razones.

Mira, escribir se supone tiene que ser divertido. Se supone que es el “porque”. Es importante no perder el rastro de lo malditamente genial que ocurre cuando golpeas las teclas o escribes palabras en papel que son sentimientos fuera-de-control y mueres por compartirlos con alguien.

Hay algunas enormes ideas erróneas sobre escribir — que personas que se llaman a si mismos escritores no tienen idea que están hacienda. Como si todo el mundo pensara que son Bukowski o Sedaris o Eggers o cualquiera que sea tu “cualquiera .

Yo no empecé a escribir porque tenia una novela por publicar o tenía siquiera idea de cómo demonios seria. No empecé a escribir porque tenia algún plan maestro sobre a donde me estará llevando todo esto. Comencé a escribir porque cuando era un niño, vi a un Viejo hombre hacer feliz a las personas agarrando una lapicera y no sobrepensar que palabras poner en papel.

Y me disgusto cuando me olvido de eso.

Cuando era un niño, gracias a Bob, escribí muchísimo sobre cualquier cosa.

Escribí largas cartas de amor a mis chicas. Escribí tanto en las tarjetas de cumpleaños al punto de poner “de vuelta porque atrás hay más” todo el tiempo. Cristo, escribí libros en reportes escolares porque podía darme la licencia creativa de escribir sobre lo que quisiera.

Y creo que es como la gente siempre debe escribir.

Es fácil pensar demasiado en ello. Pensar que cada cosa que uno escriba tiene que tener un sentido, ser parte de algo mayor.

Pero debería ser suficiente como para saber que cuando escribes algo, cualquier cosa, es un boleto de lotería. Alguien podría leerlo y reírse incontrolablemente por la mejor de las razones. Alguien podría leerlo y volverse violentamente furioso sobre tu punto de vista acerca de algo (o tu “no-punto-de-vista acerca de eso). Alguien podría leerlo y no sentir nada en lo absoluto.

Y cada una de esas razones es espectacular.

Porque, ese es el “porque”. Escribir por escribir. Es sano y esta siempre la posibilidad de que afecte a alguien de una manera de las que tu nunca esperarías.

Así que la gente puede odiar lo que dices. Puede ser que realmente les encante. Ellos pueden no sentir nada. Cualquiera de esas cosas es extrañamente aterrador.

Pero van a leerlo.

Siempre existe la remota posibilidad de eso, y esa es la razón por la que usted escribe en el primer lugar.

Para hacer una pequeña parte de ti, disponible a cualquiera que le interese.

Tal vez no sea una nota escrita a mano, pero es suficiente.

Es más que suficiente.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated F. G. Aleman’s story.