Memorias de un feriado

Lunes de mate en la cama; lavados atrasados y ordenamiento de placard sin fin. Lunes de tortitas raspadas congeladas en el freezer y de libro abandonado. Lunes de baño de crema y pintarse las uñas. Lunes de antivirus, y borrar fotos viejas del celu. Lunes de Río de Janeiro. Lunes de Gordo Bonadeo.

La gota en la bacha de la cocina retumbaba por el resto de las habitaciones del departamento. La temperatura hacía varios días estaba instalada en la segunda mitad de los diecipico; y el sol durante toda la mañana, se había entrometido por cada hueco dando la sensación de que al invierno le quedaba poco.

Desde mi bunker, todo el día, los Juegos Olímpicos y una jornada no del todo memorable para el deporte argentino. Mañana, seguro iba a ser mejor. Mientras mis vecinos, fanáticos del basquet, del hockey femenino y del salto con garrocha; no paraban de alentar.

El señalador estaba clavado en la página 148 desde temprano. Para atrás, para adelante. Ni. No había caso. Llegaba el tercero de Holanda frente a Las Leonas y mi amigo el relator confirmaba que Máxima estaba en el estadio.

“Conmovedor: ganó la medalla de plata y recibió una propuesta de matrimonio”. Leo de refilón en un portal de noticias que una china quedó segunda en la final del trampolín de 3 metros y su novio se le declaró en medio de la entrega de medallas. ¿Formas de opacar a la que ganó la de oro? TOMA 1

Sonó el timbre y volví a la realidad. Era Oscar que traía el diario de ayer. En la tapa, -ya antigua- la foto de Del Potro, que se había consagrado finalista. Retomo el partido y la pantalla muestra al jamaiquino que rompió todos los récords: pienso que Usain Bolt tiene más carisma que Teto Medina. Al toque, Las Leonas hicieron estallar a mis vecinos (y a mí) con el segundo.

Llueve en Río y me pregunto en qué momento Bonadeo va al baño. Pitido final y Holanda pasa a semis. Así, sin pena ni gloria, mañana todo arranca otra vez. Pero siento, como la mamá de Laprovittola, que yo ya gané; porque un feriado que cae lunes es la manera más linda de empezar la semana.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Flor Chapeta’s story.