César Franco: 20 años de pasión por la naturaleza

César Franco, Corporación Serraniagua

César Franco heredó de su abuelo el amor por la Serranía de los Paraguas. En 1995, hizo parte del equipo de la expedición Biopacífico como uno de los profesionales y expertos locales. El informe de la expedición concluyó que la Serranía era una fábrica de agua, pues allí nacen los afluentes más importantes del río San Juan, que allí habitaba el oso de anteojos -o de corbata, como lo llaman los indígenas- y del colibrí de cuello blanco, y que se podían encontrar gran variedad de flores exóticas, como diferentes orquídeas y bromelias. En 1996 nace la Corporación Serraniagua y César empieza su trabajo comprometido por la conservación de este hermoso lugar.

Acta de inicio del primer proyecto de escala regional en la Serranía de los Paraguas. 1996

La organización trabaja por la conservación de la biodiversidad y la producción agroecológica en alianza con las comunidades locales en el corredor de conservación Parque Nacional Natural Tatamá — Serranía de los Paraguas, el cual hace parte del corredor binacional Chocó — Manabí, identificado como un hotspots para la conservación mundial.

Hoy 20 años después el trabajo de César y sus compañeros de aventuras fue reconocido con el premio “Hotspots Héroes”, que entrega CEPF* para celebrar los 15 años de trabajo. César fue una de las 15 personas escogidas entre entre miles alrededor del mundo por su contribución a la conservación. Él va a recibir su reconocimiento el 4 de septiembre en el marco del Congreso Mundial de Conservación de la UICN, de manos de la Directora del GEF y el presidente de Conservación Internacional.

Compartimos con ustedes la entrevista a César Franco.

Salida de campo a las Cascadas de San Antonio, cuenca del río Hábita en San José del Palmar — Chocó.

¿Qué te llevó a ganar el premio?

César: Creo que conocer la Historia de Serraniagua en sus 20 años de fundación y la manera tan apasionada y constante de construirse como organización, es conmovedora, genera solidaridad e identidad con estos propósitos que se han hecho colectivos. Serraniagua se ha convertido en un proyecto de vida, una cultura, una filosofía, una confraternidad.

Creo que mi labor artesana, paciente, amorosa, en últimas, mi entrega total a esta causa por 20 años, desde su creación, me hace visible en la organización y tal vez por eso se hace este reconocimiento por intermedio de mi persona, pero el premio es para el equipo de trabajo, asociados y comunidades que hacen parte de la Corporación Serraniagua.

¿Qué representa este premio para ti?

No puedo sentir otra cosa que orgullo por tener la camiseta de Serraniagua y aunque nunca he dudado en seguir brindando mi vida a esta causa, me confirma que he escogido bien a la hora de decidir en donde entregar mis conocimientos y energías, lo cual seguiré haciendo con mayor convicción.

El Premio también representa un voto de confianza del equipo de trabajo de CEPF, entender que ha valido la pena todo el esfuerzo y de saber que hay personas con mucho compromiso y dedicación como Michele Zador, a quién tengo el privilegio de conocer desde la primera convocatoria para propuestas en 20o2.

Video institucional de Serraniagua

¿Cómo le ayuda el premio a tu organización?

Claramente Serraniagua se consolida como un modelo, como un referente de conservación por comunidades locales en Áreas Claves por la valiosa biodiversidad que albergan. Nuestra organización es pequeña, en un pueblo pequeño, pero es muy respetada por sus logros y profesionalismo y pienso que con el Premio en este momento de celebración de los 20 años de fundación nos fortalece muchísimo.

¿Qué mensaje le das a otros héroes anónimos que trabajan por la conservación de la naturaleza?

Pienso que la mayoría de los héroes son anónimos, debemos ser conscientes de ello. Nuestra organización trabaja por valorar hombres y mujeres humildes, campesinos, ambientalistas, que los hemos hecho visibles, convertido en ejemplo y fuente de inspiración.

Tal vez el mensaje sea ese: creer en nosotros mismos, hacer las cosas bien, buscar fuentes de inspiración y sentir orgullo, alegría por los logros cumplidos.

*CEPF es una iniciativa conjunta entre la Agencia Francesa para el Desarrollo, Conservación Internacional, la Unión Europea, El GEF, el Gobierno de Japón, la Fundación MacArthur y el Banco Mundial. CEPF apoya con donaciones a organizaciones de la sociedad civil que trabajan en la conservación de lugares estratégicos para la biodiversidad en países en desarrollo con economías en transición. Ha financiado más de $196 millones en proyectos en 92 países, con más de 2,000 organizaciones.