Dilemas cristianos

Esta semana me encontré con muchos dilemas y apenas es miércoles. Cómo discernir la voluntad de Dios es el primero de ellos, frente a la Soberanía indiscutible de un Dios Todopoderoso es ilógico cuestionar cualquier decisión bajo parámetros humanos. La provisión y la providencia de Dios es una de esas cosas con las que aún estoy lidiando para descifrar. Técnicamente acabo de nacer espiritualmente y me estoy enfrentando a unas situaciones, donde no me voy a hacer la victima pero, desearía saber mas, pero al mismo tiempo pienso que es inútil todo conocimiento, de lo único capaz de gloriarme seria del conocer a Dios y eso es algo que apenas estoy intentando. Ningún cerebro humano puede abarcar tanta grandeza y majestad, es en definitiva imposible.

La voluntad de Dios solía ser para mi algo que estaba dividido en dos, como si El tuviese un Plan B, se puede decir, pero al leer el libro “La Soberanía de Dios” de A.W Pink, por supuesto que no es así, y aunque en un momento determinado tu carne se siente algo humillada porque descubre que simplemente que, nada de lo que haga puede alterar tan perfecto plan, tu espíritu se maravilla de lo absoluto e increíble que puede resultar saber que todo cuanto ocurre en este mundo es parte de un plan de un Dios soberano que todo cuanto hace lo hace por amor de su nombre; y que su nombre sea exaltado no es cualquier cosa, aun cuando todos los hombres, aun los mas fieles le dieran la espalda a Dios, Dios seguiría disfrutando de la grandeza de quien es El, de su imperio sempiterno y del gozo de la trinidad, siendo uno con el hijo. Escribiendo esto se aquieta mi alma, porque descubro que puedo estar confiada en la divinidad y en las manos de un Dios asombroso. Un Dios que es tres veces santo, y que toda la tierra esta llena de su gloria.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.