Oh My God: un equipo abocado al abismo

Poco queda ya del Oh My God que nos hizo disfrutar en 2013 y 2014 con sus actuaciones en los Campeonatos Mundiales. El año pasado por estas fechas Oh My God se presentó como el equipo a batir con una plantilla que reunía a los mejores jugadores chinos de la historia.

Este año también son todos los jugadores chinos, pero a una distancia sideral de ser los mejores. Los fans le seguirán apoyando por mantener su esencia nacional, pero la calidad del cuerpo técnico y de los miembros es demasiado cuestionable. Se avecinan tiempos oscuros de los que sólo la mayor de las sorpresas o un cambio de 360 grados pueden invertir su imagen como organización.

La vuelta a la triple amenaza

Aunque parezca mentira, la salida de Jian ‘UZI’ Zi-Hao es la mejor noticia para OMG en 2016. Un jugador que condicionó demasiado el estilo de juego de Oh My God el año pasado se marcha por la puerta de atrás, y eso permitirá mayor flexibilidad y libertad a la hora de decidir las composiciones. No tener que otorgar todos los recursos a un sólo jugador para que luego este tome la decisión de hacer splitpush supondrá una mejora sustancial.

Hay que volver a los orígenes. Aunque como se verá después los jugadores no acompañan, la vieja estrategia de la triple amenaza en jungla, top y mid podría volver a funcionar. Un equipo alocado al que siempre le ha funcionado que cada uno fuera por su cuenta y que las escaramuzas se convirtiesen en su hábitat natural. Las partidas deberían durar poco y el metagame favorece, así que todavía queda esperanza.

El problema también reside en el staff técnico. Los más que aptos miembros coreanos que tenía la organización ya no están y eso provocará que si las decisiones ya eran cuestionables ahora lo serán más. El año pasado la gran mayoría de problemas vinieron desde fuera de la Grieta del Invocador, y parece que se podrá repetir. O volver al sistema tradicional de que los jugadores mandan sobre todo, algo que al menos funcionó.

In Cool we trust

La plantilla del año pasado no era estable pero al menos sabías que Hu ‘Xiyang’ Bin iba a jugar campeones tanque. Lejos queda la agresividad clásica de Gao ‘Gogoing’ Di-Ping, Xiyang, que sólo destaca por acertar con Teleportar y un buen control táctico debido a su etapa como apoyo, deberá evitar perder la línea tan habitualmente y aprender los matchups más habituales de su posición.

En jungla no se sabe todavía lo que puede aportar Wang ‘Fishball’ Yu, pero tampoco se espera mucho de él. Un jugador que viene de Energy Pacemaker F. y que sólo hemos podido ver en el National Electronic eSports Open. Por ello de forma subjetiva me decanto más por la aparición de Scenery en las finales de la Demacia Cup. El jugador demostró ser agresivo con Lee Sin, con un estilo orientado a invadir la jungla enemiga e intentar forzar situaciones de escaramuzas. Sin embargo, su falta de control a la hora de tomar buenas decisiones y entrar en los momentos adecuados provoca que sea un hacha de doble filo demasiado exagerada. O funciona por encima de las expectativas, o el equipo enemigo cuenta con un jugador más.

En la línea central está el único jugador que se conserva de aquella época gloriosa en la que un grupo de amigos realizó actuaciones heroicas allí por donde pasó. Yu ‘Cool’ Jia-Jun afronta una de las peores temporadas de su palmarés. Tras cabreos constantes el año pasado, su pentakill con Cassiopeia parecía calmar las cosas pero no fue suficiente. Muy beneficiado en aquellos momentos en lo que UZI no apareció en la línea inferior, todavía conserva un gran nivel con Ahri y LeBlanc. Los asesinos son sus mejores campeones aunque Twisted Fate también ha sido de su agrado, incluso provocando bloqueos sobre sus enemigos. Con el viejo leit motiv de ganar la línea y después ganar la partida, intentará salvar con su experiencia y nivel mecánico a un equipo de la más profunda decadencia.

Zhang ‘North’ Yuze parecía que esta temporada sería titular ya nunca más a la sombra de UZI pero OMG tomó una decisión cuestionable por no decir otra palabra más ofensiva. El anterior tirador de Masters3, Han ‘SmLz’ Jin, podrá redimirse tras una temporada de espanto. Por un lado tenemos a North, un jugador autosuficiente con jugadas espectaculares que puede hacer funcionar a Cool y que destaca con campeones como Jinx, Kog’Maw y Corki, de poke y rango. Por otro, tenemos a un SmLz que sólo ha destacado con Sivir y que traía más desgracias debido a su mal posicionamiento que alegrías. Apuesto a que, en otra vez una mala decisión, este último será titular. Esperemos que no

Liu ‘Amazing’ Shi-Yu tiene un nombre que no le representa. Un jugador cumplidor que sólo sabe participar con campeones de emboscada como Nautilus o Alistar. Su nivel es decente con estos campeones, pero en cuanto lo sacas de ahí empieza a decaer. El que esté a su lado tendrá que volver a depender de sí mismo, aunque Amazing en sus mejores actuaciones podría ganar la línea con un buen engage. Algo poco fiable pero que podría pasar.

Una pretemporada para olvidar

Creo que ha quedado claro: OMG no será el de los viejos tiempos. Con suerte podrán superar a Hyper Youth Gaming y colocarse quintos pero la verdad es que tendrán que realizar un gran trabajo para no descender y ser capaces de superar el vendaval. Un equipo glorioso de otra época que intentará salvar los muebles. Lo mejor para ellos sería dar un golpe en la mesa de cara a verano y capear el temporal esta primavera.

Una de las peores pretemporadas que se ha visto nunca en China provoca que este año empiece con dificultades, sin un estilo de juego claro y sin jugadores superiores mecánicamente con la excepción de la línea central. Todavía les queda la baza de que tradicionalmente siempre han sido un equipo de playoffs y que en la temporada regular su nivel no era alto, pero esta vez se antoja con mayor dificultad.

En la experiencia estará el éxito. Si algo comparten todos los miembros del equipo es un historial envidiable con muchos partidos profesionales a sus espaldas. A partir de este conocimiento deberían saber reaccionar a los inconvenientes que surjan en la temporada, algo que no hicieron el año pasado. Cool ha de ser más líder que nunca para que North sea la nueva estrella y pueda orientar a la organización hacia la victoria.

La inversión de la lógica

Lo mejor está en que rezar es una posibilidad. Oh My God ya ha sorprendido en el pasado en repetidas situaciones a causa de una gran confianza entre los jugadores y por fin empiezan de cero para poder construir ese grupo que tanto desean. Sacar la garra que en un pasado tuvieron para poder avanzar en el camino.

Además, no hay exigencias. El equipo no puede hacer más que mejorar con respecto a lo que se estima de ellos y ir sin presión les otorgará una libertad necesaria. En China la lógica es algo que no suele ir de la mano con los resultados y por el bien de esta carismática organización se espera que vuelva a suceder.

Apéndice

Oh My God anunció muy recientemente el fichaje de Zhu ‘TBQ’ Yong-Quan para la posición de jungla. El antiguo miembro de LGD Gaming era el punto débil más claro del conjunto y no debería mejorar a OMG, pero sí supone una estabilidad en la posición. Para alegría (o desgracia) de los aficionados a la LPL, seguiremos viendo de vez en cuando a su Lee Sin en la grieta del invocador.