Relato del abandono social

Marianela Díaz de 27 años, madre de cinco hijos y esposa de Fernando Carrasco, fue parte junto a su familia, de las tomas del Parque Indoamericano (2010) y de los terrenos pertenecientes a la Policía Federal (2014), dos de las más importantes de la Ciudad de Buenos Aires.

“A mediados de 2010 no tenía lugar donde vivir, estaba desesperada, mis hijos eran chicos y junto con mi marido no podíamos pagar por una habitación”, declara Marianela. La necesidad de una vivienda y la falta de ayuda por parte del Estado la llevaron, en diciembre de ese mismo año, a ser parte de la toma de los terrenos pertenecientes al Parque Indoamericano.

“Dormíamos con un ojo abierto y otro cerrado, no era solo el miedo al desalojo, sino también a que otra persona viniera y quisiera sacarnos el terreno”, revela. Pasados siete días de la toma del parque, el gobierno porteño ordenó el desalojo, el que estuvo a cargo de efectivos de la Policía Federal, Metropolitana y Gendarmería, quienes dispararon con gases, balas de goma y plomo a los usurpantes.

“Fue terrible, nos echaron como a animales, según lo que se supo después, fueron más de tres los muertos esa tarde”, aclara Díaz. A raíz de los golpes, los disparos y la negligencia policial, Bernardo Salgueiro de 24 años, Rosemary Puña de 28 años y Emilio Canaviri Álvarez de 42 años, murieron en el parque aquella fatídica tarde del 8 de diciembre.

Terrenos Parque Indoamericano-Villa Soldati

“Pasaron más de cuatro años y seguíamos sin un lugar donde vivir, mi hijos se estaban criando prácticamente en la calle, y el Estado seguía ausente, así que me di cuenta que teníamos que hacer algo”, dice. A principios de 2014, junto a su marido y sus hijos, decidió participar de la toma de un predio lindero a la Villa 20, de unas 12 hectáreas de extensión, que funcionaba un “cementerio de autos” de la Policía Federal.

A fines de agosto del año pasado, tras un nuevo desalojo, el Estado se comprometió a dar viviendas a todos aquellos “ocupas” que habían sido censados. “A casi un año de la última toma no habíamos recibido ninguna respuesta, seguíamos con el papelito del censo guardado, pero de poco servía”, analiza Marianela.

Terrenos Policía Federal-Villa Lugano

Actualmente, gracias a su trabajo y al de su marido, pudieron comprar una pequeña casa en la ciudad bonaerense de Ingeniero Budge, Partido de Lomas de Zamora. “Estoy muy feliz de que mis hijos tengan un buen lugar para vivir, tranquilos y seguros”. “Fue muy difícil pero nunca perdimos la fe y por eso lo logramos”, reflexiona.

Aunque hoy en día disfruta de una buena vida, no se olvida de lo que pasó y sostiene: “Es poco creíble que con el inmenso presupuesto que tiene la Ciudad de Buenos Aires, aun haya familias que no tienen techo propio”.

<a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/"><img alt=”Licencia Creative Commons” style=”border-width:0" src=”https://i.creativecommons.org/l/by-nc-nd/4.0/80x15.png" /></a><br /><span xmlns:dct=”http://purl.org/dc/terms/" href=”http://purl.org/dc/dcmitype/Text" property=”dct:title” rel=”dct:type”>Relato del abandono social</span> por <span xmlns:cc=”http://creativecommons.org/ns#" property=”cc:attributionName”>Francisco Vizcaino</span> se distribuye bajo una <a rel=”license” href=”http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/">Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional</a>.

Like what you read? Give Francisco Vizcaino a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.