Propaganda disfrazada de misiones

(poema satírico)

Se dirige de misiones
la buena voluntad al mundo marginado,
con su mejor propaganda
del círculo civil-izado.

Tal como la corona
impuso su dios a la ignorancia,
ella tima con la oferta educativa
a la inocente infancia.

Así pues,
seducidos por la apariencia,
abandonan el trato Natural
refugiándose en la normativa:
dios, la moral, y la diligencia.

Su penuria, a la misionera voluntad
es lamentable:
“!¿Dignidad sin zapatos?! No,
encaminados serán a una vida rentable.”

“Aquí, quedará su talento olvidado; allá,
la administración respaldará su nombre
y pondrá en regla
sus papeles de pobre.”

Cuando por fin se les tome en cuenta 
dentro la sociedad civil, 
vivirán protegidos
de la Naturaleza hostil.

¡Mas no ignoren la verdad
que les trasmitió el misionero!
Las aguas claras, los verdes prados,
las tierras fértiles:
mero espejismo traicionero.

Y aunque aparente ser cruel
la social competencia,
¡no olviden!,
es el único recinto
que amparará su penitencia.

Like what you read? Give Fredo Velazquez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.