Una Oportunidad de Independencia

A lo largo de la historia se han situado varias luchas contra la discriminación. 
Aún después de que activistas como Nelson Mandela, Luther King o Gandhi sacrificaron gran parte de sus vidas para erradicar diferentes tipos de discriminación; la esclavitud haya sido abolida, el matrimonio igualitario aceptado en una gran cantidad de países y la mayoría de las escuelas no distinguen razas de forma frecuente; la mayoría de nosotros se sorprendió al ver que un líder con una idea contradictoria llegara a tan alto puesto.

Donald Trump centró la mayoría de sus discursos de campaña en comentarios ofensivos, hacia los inmigrantes, las mujeres y las diferentes religiones y culturas. EUA como potencia mundial tiene una gran influencia sobre las economías del mundo y los líderes políticos de diferentes países, así que no solo la presidencia de nuestro vecino geográfico está a cargo de un preocupante líder, sino que se le otorgó un poder descomunal a una de mentes más controversiales.

La derrota de Clinton nos deja al resto del mundo con muchas preguntas, que giran alrededor de una sola controversia.

¿Trump merecía ganar la presidencia?

Como residente de un país sin fronteras virtuales he tenido la oportunidad de leer diferentes opiniones en las redes sociales de diferentes nacionalidades incluyendo norteamericanos, la mayoría de estas carentes de sentido, otras superficiales, y en su minoría reflexiones dignas de leer, pero encontré un patrón común entre tantas opiniones, “memes” y burlas; Trump es un líder.

A pesar de sus propuestas poco concretas y comentario ofensivos, Trump se ha distinguido desde siempre por ser un poderoso empresario con un gran poder de convencimiento, y en la política como en los negocios, la gente se deja conquistar por el oído. No tengo ninguna duda que su poder de negociación en la presidencia traerá muchos beneficios para los norteamericanos y por eso el resto del mundo está preocupado, pues las economías dependen de Estados Unidos como los hijos de su padre y en este caso la elección de Trump nos ha dejado solamente con dos opciones, ser huérfanos o independizarnos.

Reconozco que el impacto que esta elección ha traído a la mayoría de las economías mundiales es desconcertante, sin embargo, EUA ha elegido ser egoísta y elegir la propuesta de Trump, prefiriendo el “renacimiento” de su país, patriotismo y economía primero. Así que es momento de que nosotros tomemos una actitud egoísta también y empecemos a generar empleos, consumir local, adquirir una actitud mucho más patriotista para que esta independencia nos traiga un beneficio colosal y no daños irreparables.