Aprendizaje y tecnología.

A finales del año pasado y comienzos del 2017, trabajamos en un proyecto con una escuela privada en León, Guanajuato sobre el desarrollo de habilidades digitales en los profesores.

Con motivo de este proyecto, llevamos a cabo el segundo seminario Funktionell sobre la transformación del aprendizaje en la actualidad y el papel que tiene la tecnología en ello.

Para comprender mejor el tema, tuvimos como invitado a Raúl Gonzalez quien es consultor en innovación educativa, con experiencia en España, Suecia y México implementando herramientas de Cambio y Desarrollo Organizacional en el ámbito educativo.

Durante la sesión aprendimos que la educación se está enfrentando a grandes retos en tanto que la tecnología y su desarrollo actual ha impulsado un nuevo sistema de producción económica. Esto entre otras cosas, implica que los estudiantes deben aprender en la escuela el desarrollo de habilidades y competencias muy diferentes a las que se enseñaban hace unos años, principalmente aquellas relacionadas con saber aprender, buscar y filtrar información, trabajar en equipo y colaborativamente, solucionar problemas y desarrollar el pensamiento crítico.

El choque que podemos ver hoy en las aulas tiene que ver no solo con que existen tecnologías nuevas o diferentes, sino también con que tenemos espacios y dinámicas heredadas de una formación académica de la revolución industrial, cuando la forma de comunicarnos así como la manera de acceder a la información y al conocimiento, es completamente diferente hoy en día: podemos aprender desde lugares diferentes, con personas diferentes y de otras culturas o que habla otros idiomas, además de tener la oportunidad de estar aprendiendo todo el tiempo de nuestras interacciones en la red. La apertura que eso significa es muy relevante para entender el mundo desde otra perspectiva.

Junto con esto, existe una diferencia generacional muy importante en los espacios educativos, donde conviven generaciones acostumbradas a nociones de disciplina, autoridad, jerarquías establecidas y estructuradas, con generaciones actuales que entienden de otra manera la manera de relacionarnos. Esta confluencia hace complicada la comunicación de profesores con alumnos, generando diferentes escenarios complejos para lograr un aprendizaje significativo y de valor para que los alumnos desarrollen realmente las habilidades que necesitan.

A través de una dinámica muy interesante, reflexionamos sobre nuestra propia experiencia en la escuela, y cómo muchas veces los profesores, las dinámicas de clase con nuestros compañeros o la escuela, influyeron en que hoy cada uno de nosotros nos dediquemos a lo que hacemos. Tuvimos también oportunidad de compartir cómo pensamos que podría haber sido diferente nuestro entorno escolar y de aprendizaje, y que herramientas eran importantes para lograrlo.

Todo esto nos dio oportunidad de comprender el sentido de urgencia que existe para que el sistema educativo se transforme y sea capaz de hacer frente a estos retos, entendiendo que la tecnología juega un papel fundamental.

Las personas que nos dedicamos a la tecnología tenemos un papel clave para entender los retos que tiene el sector educativo y adaptarnos a generar soluciones y aportaciones útiles que tiendan puentes entre las personas involucradas en el proceso educativo y los desarrollos tecnológicos.

Daniela Perez. Directora de Chicle Fresco

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.