UN PARAGUAY HUÉRFANO, PERO QUE ESTA EN PROCESO DE ADOPCIÓN

Definitivamente y con todo el dolor, hoy me atrevo a decir que los paraguayos estamos huérfanos. Siendo paraguayo, hoy suceden muchos hechos que tal vez callamos por conveniencia, ignorancia o simplemente porque no queremos luchar contra un sistema, un sistema que nos ofrece:

- Unos gobernantes preocupados en ganar elecciones y que un solo color sea el que tenga el poder, solo en épocas electorales todos los candidatos demuestran interés en el pueblo, en hacer las cosas y en ocasiones ni eso, solo aparecer como invitados de “honor” en un acto como si fuera el mentor y ejecutor de “grandiosas” obras, siendo este solo un pobre tapado de bache cuando en realidad, con todo el dinero que costo, se hubieran podido hacer 3 supercarreteras subterráneas.

- Un Presidente ausente, que solo se preocupa en hablar en actos públicos promocionando el poder de un partido y recriminar a sus dirigentes partidarios en cumpleaños.

- Un congreso lleno de “honorables” que solo se ocupan de poner estratégicamente a personas en puestos, que llenan planillas de recursos humanos, que se sirven del dinero del pueblo, que se callan ante los hechos que ellos deberían denunciar y lo peor ironizan esos hechos como actos jocosos, que sesionan 2 veces al mes, que dejan plantados a un artista que merece toda la consideración y debería ser tratado hasta con cierto heroísmo.

- Rectores que deberían ejemplos de profesionalismo, ética y moral.

- Policías corruptos que negocian esquinas con cuidacoches para obtener dinero, que traman grandes asaltos, que informan de acciones a grupos criminales, que reaccionan con armas de guerra ante un pueblo indefenso en una manifestación.

- Ministros que regalan flores en vez de realizar el trabajo para el cual fueron contratados.

- Empleados públicos que deberían ser ejemplos cuidando los intereses del pueblo, trabajando, pero en realidad hoy son más bien la peor plaga que ni en la biblia fue escrita.

- Y finalmente, somos gran parte del problema, nosotros los ciudadanos de este país que permanecemos impávidos, callados y que solo nos plaguemos por todos estos hechos sentados en nuestra silla cable tomando terere y escribiendo en nuestras redes sociales debajo del mango, por ser cómplices, por ensuciar nuestras calles tirando nuestra basura por la ventana del colectivo, por pagar coimas a camineras, por no salir a las calles y reclamar nuestros derechos, por ser conformistas, por culpar todo a los gobernantes, por ir a votar solo si te pagan y te llevan en vehículo con aire el día de la votación, etc.

Por todo esto, puedo decir que lastimosamente estamos huérfanos, y es por culpa nuestra.

Sin embargo, los paraguayos somos admirados en el mundo por nuestra calidez, hospitalidad, por nuestra capacidad de reponernos ante la adversidad, por la gloriosa mujer paraguaya, por nuestros héroes, por nuestra historia y muchas otras cosas que me llevaría paginas escribirlo.

Pero en los últimos tiempos se nos ha conocido justamente por situaciones contrarias a nuestra esencia, como ser; estar primeros en la lista de corrupción cuando históricamente en algún momento fuimos una potencia regional y hasta mundial, un ex padre presidente con hijos ocultos cuando tuvimos un gran líder de su momento como lo fue un Don Carlos Antonio Lopez que nos elevó a lo más alto en su momento, cuando tuvimos a un Mariscal que estuvo dispuesto a Vencer o Morir, ahora les apuesto que nuestro presidente siquiera estaría dispuesto a recibir un puñetazo por defender a nuestro país, parlamentarios que demuestran su falta cultura y solo piensan en réditos políticos, cuando tuvimos a un escritor laureado, en fin, ejemplos sobran.

Me pregunto, qué pensarían nuestros grandes padres de la patria que alguna vez soñaron e hicieron un Paraguay glorioso y progresista, que pensarían los fundadores de los mismos partidos políticos al ver en que se han convertido sus actuales dirigentes, qué pensarían esos Próceres que tuvieron que poner en riesgo sus vidas para reunirse a escondidas para planear la liberación de nuestro país para que sea libre e independiente de regímenes imperialistas.

La guerra no nos es inherente, de hecho forma parte de nuestra historia y nos ha forjado con mucho dolor. Hoy estamos en guerra, sí, pero con nosotros mismos, ya es hora de que despertemos y nos demos cuenta de lo que hemos construido con nuestro silencio y con nuestro voto, ya es hora de que salgamos a luchar en contra de nuestra apatía, de nuestro orgullo, nuestros temores y todo ese carácter sumiso que en las últimas generaciones se ha acentuado, precisamente por la falta de educación que se nos ha privado por conveniencia.

Hay algo aún más fuerte que nos caracteriza a los paraguayos, una gran leyenda, que es la “GARRA GUARANÍ”, que actualmente esto pareciera solo aparecer en los partidos de la selección, pero no, esta garra está emergiendo, a pasos lentos tal vez, pero está floreciendo con el despertar de una juventud, que históricamente en todas partes del mundo son los que cambian el pensar y actuar de un país y hasta una civilización.

Y pregunto de nuevo, ¿que esperamos los paraguayos para despertarnos y exigir nuestros derechos para que el Paraguay sea libre, independiente y progresista de nuevo?

Solo que esta vez no lucharemos contra ningún país, sino en contra de un imperio de la ambición de poder de gobernar sometiendo al pueblo a la ignorancia, a la sumisión, a callarse y aceptar lo que nos manden, pero por sobre todo, a luchar en contra de nosotros mismos.

Vamos Compatriotas, despertemos la GARRA GUARANI y salgamos a las calles a exigir que seamos escuchados y a hacer que actúen en pro de nuestro GRAN PARAGUAY.

Esto demuestra que unidos, SI PODEMOS!!!

#UNAnoTeCalles #ParaguayNoTeCalles

Show your support

Clapping shows how much you appreciated GAB’s story.